Cuatro iglesias fueron objeto de satanistas en el condado de Suffolk, en Nueva York. Los símbolos demoníacos se graficaron en las iglesias A.M.E. Zion, Zion Gospel, Amityville Full Gospel Tabernacle e Prayer Tabernacle Church of God in Christ..

Según el Rev. C.R. Price, de la Zion Gospel, la iglesia está en el lugar desde hace 60 años y nunca había sido objeto de ese tipo de vandalismo. “Nos asustaron”, dijo a la cadena estadounidense WCBS.

 

El Rev. Walter Willie, Prayer Tabernacle Church, encontró los símbolos en su iglesia en la noche del sábado y no tenía idea de quién habría colocado estos mensajes de odio en los templos. “Puede ser alguien que esté enojado con Dios, que no le guste las iglesias, que esté jugando o cualquier otra cosa”, dijo Willie. “En cualquier caso, eso no es correcto”.

 

Willie dijo que la iglesia instaló nuevas cámaras de seguridad esta semana, pero los aparatos aún no estaban funcionando correctamente.

Aunque el acto de vandalismo ha causado daños, el pastor resalta que el perdón siempre es la única opción. “No me gustó lo que hicieron estas personas, pero yo las perdono. No las odio. Odio lo que hicieron“.

El incidente se produjo pocos días después de que miembros de la Iglesia New Covenant encontraron grafitos con mensajes satánicos similares en las puertas laterales.

 

“Si alguien pinta su casa con símbolos satánicos, creo que usted se molestaría demasiado”, dijo el pastor Rob Taormina la semana pasada. “Usted no sabe quiénes son o si ellos regresarán”.

 

“Quienquiera que sea, estamos orando para que Dios venga a alcanzarlos y tocarlos”,continuó Taormina. El Rev. Price compartió la misma sensación. “Debemos perdonar. Tenemos que orar por las personas que lo hicieron y orar para que las autoridades puedan encontrarlas“.

 

La policía está investigando los casos para entender si pueden estar conectados. Los incidentes están siendo definidos por las autoridades como crímenes de odio.

1 / 11

Please reload

Temas Relacionados:

Marcos 13:13  Y seréis ABORECIDOS de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

 

La predicción de Jesús no podía tener un cumplimiento más literal. Ni más amplio. Los cristianos han sido objeto de aborrecimiento y persecución en todos los tiempos, incluido el nuestro. Históricamente la Iglesia surgió del odio judío que llevó a su fundador al patíbulo de una cruz. Fortalecidos por el triunfo de su resurrección y por la acción confortadora del Espíritu Santo, los discípulos no cesaron de predicar a Cristo, lo que provocó contra ellos una reacción violenta de las autoridades de Jerusalén. Pronto los nombres de Esteban y Jacobo encabezarían la interminable lista de mártires que ha tenido la Iglesia.

 

A medida que el cristianismo fue extendiéndose en el imperio romano, las persecuciones fueron generalizándose. Aunque algunos emperadores fueron tolerantes para con los cristianos, otros los persiguieron, dos con saña infernal. Nerón los usó como chivo expiatorio para encubrir su responsabilidad en el incendio de Roma y como teas ardientes para iluminar por la noche los jardines de su palacio. Diocleciano planeó minuciosamente su estrategia para acabar con la fe cristiana: demolición de los lugares de culto y destrucción de todas las copias de las Sagradas Escrituras. A esta acción de las autoridades romanas se unía el fanatismo violento de un pueblo ignorante y fanático que a menudo atizó los fuegos de la oposición. Con todo, la Iglesia creció asombrosamente. Al final de este periodo se había demostrado que, como dijera Tertuliano, «la sangre de los mártires es la semilla de la Iglesia».

 

Pero el aborrecimiento sufrido por los seguidores de Cristo hoy tiene en muchos lugares manifestaciones similares. Actualmente muchos estan sujetos a violencia física, ser encarcelados, y muchas veces enfrentan hasta la propia muerte, al desprecio y a una oposición tan ruda como intolerante. La sociedad de nuestros días está dominada por el islamismo, satanismo, relativismo, el pluralismo, el hedonismo y la permisividad. No se reconocen ni verdades ni valores absolutos. Lo que denota ideas avanzadas es la actitud de tolerarlo todo, respetar las opiniones y los patrones de conducta que cada uno adopte en el ejercicio de una libertad casi absoluta. Algunos de estos comportamientos incluso se justifican aunque no se asuman personalmente. Oponerse a esta mentalidad aduciendo razones religiosas es -se dice- señal inequívoca de oscurantismo, lo que provoca un alud de calificativos peyorativos. Quienes se sitúan en esa posición son retrógrados, fundamentalistas, reaccionarios, carcas, talibanes, poco más que subnormales, víctimas de una mente enfermiza. En este grupo son colocados frecuentemente los creyentes que reconocen a Cristo como Verdad absoluta y su Palabra como revelación de Dios, normativa, con plena autoridad para determinar el comportamiento ético.

 

Lo más grave es que esa corriente de pensamiento, a modo de quinta columna, se ha introducido en la Iglesia cristiana. En no pocos lugares ésta ha adoptado las «formas» de este mundo, contrariamente a la recomendación apostólica (Ro. 12:2). No es de extrañar que en vez de ver una Iglesia renovada se vea a menudo una Iglesia envejecida y arrugada. La claudicación de muchos cristianos ante la persecución en muchos paises y  las presiones ideológicas de la sociedad, avasalladoramente aumentadas por los medios de comunicación, ¿no será debida a un instinto que nos lleva a huir de la persecución, del reproche y la humillación? No es fácil soportar el vituperio por causa de Cristo. No lo ha sido nunca. Pero la capacidad de aguante muestra la calidad de nuestra fe.

 

Todos los creyentes en Cristo pueden esperar que tendrán dificultades durante su peregrinaje en la tierra.  Sufrir por Cristo debido a la lealtad a Él y a su Palabra es parte intrínseca de la fe cristiana. "Juan 15:20 Acuérdense de la palabra que Yo les dije: ‘Un siervo no es mayor que su señor.’ Si Me persiguieron a Mí, también los perseguirán a ustedes; si guardaron Mi palabra, también guardarán la de ustedes."  Mientras estemos en este mundo, los seguidores de Cristo serán odiados, perseguidos y rechazados por causa de Él.  El mundo es elgran adversario de Cristo y de su pueblo a través de la historia.

 

  • EL Verdadero Creyente debe entender que el mundo " incluso las falsas iglesias y organizaciones religiosas"  siempre se opondrá a Dios y a las normas de su reino; por eso el mundo seguirá  siendo un enemigo y perseguidor de los fieles creyentes hastan el fin. (Santiago 4:4: ¡Oh almas adúlteras (infieles)! ¿No saben ustedes que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.;  Mateo 5:10:  "Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros".)

  • Los creyentes sufren a manos del mundo porque son fundamentalmente diferentes; no son del mundo pero si son de entre el mundo.  Los valores, las normas y la dirección de los fieles están en conflicto con los métodos injustos de su corrompida sociedad.  Se niegan a comprometerse con sus normas impías, y en vez de eso piensan "en las cosas de arriba , no en las de la tierra".  (Colosenses 3:2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.)

  • Los que se entregan al señorio de Cristo y que finalmente entrarán en el reino de Dios tendrán que sufrir "muchas tribulaciones" en el camino.  Ya que viven en un mundo hostil, deben participar en la batalla espiritual congtra el pecado y el poder de Satanás (Efesios 6:12 "Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes".; Romanos 8:17 "Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados".; 2 Tesalonicenses 1:4-7 "Tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.  Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis.  Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder"; 2 Timoteo 2:12 "Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará".).

  • Hechos 14:22 "confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. " A los que son fieles a Cristo, su palabra y su justicia, les espera sufrimiento en este mundo (Juan 16:33).  Solamente los "creyentes" transigentes y tibios hallarán paz y comodidad en el mundo (Apocalipsis 3:14-17 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:  Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. !!Ojalá fueses frío o caliente!  Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.  Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.)

  • Este mundo malo y los falsos creyentes seguirán siendo adversarios del evangelio de Cristo hasta que el Señor destruya el sistema malvado del mundo cuando el venga (Apocalipsis 19 y 20).

  •  Mientras tanto, la esperanza de los creyentes "está guardada en los cielos" (Colosenses 1:5 "A causa de la esperanza que os está guardada en los cielos, de la cual ya habéis oído por la palabra verdadera del evangelio",) y ha de manifestarse en los ultimos tiempos (1 Pedro 1:5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.).  No han puesto su esperanza en esta vida ni en este mundo, sino en la venida de su Salvador para llevarlos consigo (Juan 14:1-3 "No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis."; 1 Juan 3:2-3 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. 3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.)