Un equipo de científicos han documentado por primera vez en la época moderna un fenómeno de 'piratería fluvial' en el glaciar Kaskawulsh (Yukón, Canadá) y señalan como culpable al calentamiento global.

Este cambio radical de corrientes fluviales tuvo lugar a finales de mayo de 2016 y provocó que desapareciera todo un río. La parte delantera del glaciar, derretida como consecuencia del cambio climático, regresó tan arriba hacia el valle que todo su caudal alteró de sentido y se desplazó de un río a otro.

 

El episodio se dio en cuestión de días. Así, mientras que antes se dirigía hacia el norte para alimentar al río Slims, que se dirige hacia el mar de Bering, ahora se desplaza hacia el sur y se vierte en el río Kaskawulsh, que desemboca en el golfo de Alaska.

Estas modificaciones abruptas afectan de manera definitiva las rutas acuáticas y los sedimentos y pueden provocar un impacto profundo en los ecosistemas y la evolución del paisaje.

 

Dan Shugar, geocientífico de la Universidad de Washington Tacoma (Estados Unidos) y responsable del proyecto, ha asegurado que se conocían registros geológicos "de hace miles o millones de años", pero no se había observado nada igual en el siglo XXI.

 

John Clague, coautor de la investigación e integrante de la Universidad Simon Fraser (Colombia Británica, Canada), asegura que este hecho "destaca que los grandes cambios que sufren los glaciares en todo el mundo son consecuencia del cambio climático".

1 / 13

Please reload

Joel 1:8-20 "Llora tú como joven vestida de cilicio por el marido de su juventud.  Desapareció de la casa de Jehová la ofrenda y la libación; los sacerdotes ministros de Jehová están de duelo.  El campo está asolado, se enlutó la tierra; porque el trigo fue destruido, se secó el mosto, se perdió el aceite. Confundíos, labradores; gemid, viñeros, por el trigo y la cebada, porque se perdió la mies del campo. La vid está seca, y pereció la higuera; el granado también, la palmera y el manzano; todos los árboles del campo se secaron, por lo cual se extinguió el gozo de los hijos de los hombres. Ceñíos y lamentad, sacerdotes; gemid, ministros del altar; venid, dormid en cilicio, ministros de mi Dios; porque quitada es de la casa de vuestro Dios la ofrenda y la libación. Proclamad ayuno, convocad a asamblea; congregad a los ancianos y a todos los moradores de la tierra en la casa de Jehová vuestro Dios, y clamad a Jehová.  !!Ay del día! porque cercano está el día de Jehová, y vendrá como destrucción por el Todopoderoso. ¿No fue arrebatado el alimento de delante de nuestros ojos, la alegría y el placer de la casa de nuestro Dios? El grano se pudrió debajo de los terrones, los graneros fueron asolados, los alfolíes destruidos; porque se secó el trigo.  !!Cómo gimieron las bestias! !!cuán turbados anduvieron los hatos de los bueyes, porque no tuvieron pastos! También fueron asolados los rebaños de las ovejas. A ti, oh Jehová, clamaré; porque fuego consumió los pastos del desierto, y llama abrasó todos los árboles del campo.  Las bestias del campo bramarán también a ti, porque se secaron los arroyos de las aguas, y fuego consumió las praderas del desierto.  (ver más "Hambre")

Un estudio reciente predice que los efectos del calentamiento global se multiplicarán en el Medio Oriente e Israel, por lo que la región será seca e inhabitable dentro de menos de cincuenta años. Sin embargo, mientras que la razón de la subida de calor podría ser científica, la verdadera causa se puede encontrar en la Biblia.

Los investigadores del Instituto Max Planck de Química y el Instituto de Chipre en Nicosia han predicho que el Oriente Medio y África serán los más perjudicados por el calentamiento global que otras partes del mundo. Se espera que el calor del verano en la región aumente al doble de la tasa prevista para el resto del globo, llegando a 114 grados Fahrenheit en 2050. A finales del siglo, la temperatura media del mediodía podrían alcanzar los 122 grados Fahrenheit, por lo que la región quedaría prácticamente inhabitable.

 

No hay duda que la política global migratoria cambiará por el aumento en las temperaturas en la zona, dijo el Prof. Dr. Johannes Lelieveld, haciendo alusión a mayores oleadas de refugiados que huyen de Oriente Medio debido a la sequía y las condiciones meteorológicas extremas.

Mientras los científicos se preocupan y buscan una solución tecnológica para la problemática, existen fuentes bíblicas que proporcionan una mejor comprensión de sus raíces y resolución. En la Biblia, el tiempo no se percibe como un proceso aleatorio de funcionamiento o mecánica, sino como un importante canal a través del cual Dios se relaciona con el hombre y guía sus acciones. Esto quedó claro en el tiempo de Noé, y destacó por las plagas en Egipto.

La última vez que el pueblo judío regresó del exilio y se olvidó de construir el
templo, el castigo fue una terrible sequía, según el profeta Hageo:

Hageo 1:10 "Por eso, por culpa de ustedes, los cielos retuvieron el rocío y la tierra se negó a dar sus productos. Yo hice venir una sequía sobre los campos y las montañas, sobre el trigo y el vino nuevo, sobre el aceite fresco y el fruto de la tierra, sobre los animales y los hombres, y sobre toda la obra de sus manos."​
 

Hageo 2:6  "Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y LA TIERRA SECA."

 

Isaías 19:5-7  "Y las aguas del mar faltarán, y el río se agotará y secará.  Y se alejarán los ríos, se agotarán y secarán las corrientes de los fosos; la caña y el carrizo serán cortados.  La pradera de junto al río, de junto a la ribera del río, y toda sementera del río, se secarán, se perderán, y no serán más".

 

Isaías 44:24-28  "Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo; que deshago las señales de los adivinos, y enloquezco a los agoreros; que hago volver atrás a los sabios, y desvanezco su sabiduría. Yo, el que despierta la palabra de su siervo, y cumple el consejo de sus mensajeros; que dice a Jerusalén: Serás habitada; y a las ciudades de Judá: Reconstruidas serán, y sus ruinas reedificaré; que dice a las profundidades: Secaos, y tus ríos haré secar que dice de Ciro: Es mi pastor, y cumplirá todo lo que yo quiero, al decir a Jerusalén: Serás edificada; y al templo: Serás fundado".  (ver más "El tercer Templo")

 

Oseas 4:1-3 Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra.  Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden.  Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán.

 

Apocalipsis 16:12  "El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente.  Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su verg:uenza. Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.