La palabra de Dios tiene mucho que decirnos sobre esta gran nación y sobre su futuro. Tiene advertencias que los líderes de Estado Unidos no deben obviar, si el Presidente desea un buen asesoramiento que saque parte de su tiempo y estudie la Biblia como lo hicieron los Padres de la Nación. Este tiene mucho que enseñar a todos los gobernantes del mundo. Ignorar sus enseñanzas es actuar con necedad y se corren el riesgo de caminar por el sendero  equivocado. La Biblia dice: " el sabio escucha y aumente su saber". . La sabiduría nos ayuda a utilizar nuestra inteligencia correctamente, para promover el bien y no la maldad, la guerra, las injusticias, los abusos de poder, los saqueos a naciones más dábiles. La Biblia muestra el sendero de la paz y de la convivencia social a la que debemos aspirar.

Sodoma y Gomorra vieron caer fuego del cielo, Hiroshima vio descender el fuego casi 4000 años más tarde, una terrible arma inventada por los "asesinos de los laboratorios" destruyó la ciudad en 1945, en la mañana como ocurrió en Sodoma y Gomorra y un 11 de septiembre, temprano en la mañana, la nación más poderosa del mundo, la misma que había lanzado la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki matatando a más de 250,000, vio caer del cielo "varios pájaros de acero" los aviones que causaron destrucción en las Torres Gemelas y terror por todas partes.

Todos nos preguntamos: ¿Cómo pudo pasar esto a la nación más poderosa del mundo y con la tecnología de seguridad más avanzada?  La respuesta está en la palabra de Dios, palabra que ellos han abandonado, pues poco falta para que saquen a Dios por completo de su territorio.

los Padres de la Patria norteamericana. Eran hombres nobles, honestos, temerosos de Dios. Ellos fundaron una nación sobre la roca, sobre la Biblia, sobre los valores y preceptos cristianos. Dios era su norte, su aspiración era vivir en paz y sirviendo a su Creador. El 4 de julio de 1776 escribieron la Declaración de Independencia y en ella reconocían que Dios era el Creador, sobre esa bases aspiraban a la libertad que ese Dios le había concedido a todos los humanos.

Afirman los Padres de la Nación Norteamerica en su Declaración de Independencia lo siguiente:
"Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace necesario para un pueblo disolver los vínculos políticos que lo han ligado a otro y tomar entre las naciones de la tierra el puesto separado e igual que a las leyes de la naturaleza y el Dios de esa naturaleza le dan derecho, un justo respeto al juicio de la humanidad exige que se declare las causa que impulsa a la separación.

Sostenemos como evidentes estas verdades, que todos los hombres son creados iguales, que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad, que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legitimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad".

Algunos de los hombres que firmaron la constitución y presidieron este pais tenian muy enclaro que sin Dios no se puede gobernar una Nación con moral y con justicia.

John Adams Firmante de la Declaración de la Independencia; JUEZ; DIPLOMÁTICO; Uno de los dos firmantes de la DECLARACIÓN DE DERECHOS; SEGUNDO PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS dijo:

  • "Los principios generales en los que los padres lograron la independencia fueron los principios generales de la cristiandad. Voy a confesar que yo creía entonces, y ahora creo que los principios generales del cristianismo son tan eternos e inmutable como la existencia y atributos de Dios".

 

  • "Sin religión, este mundo sería algo que no merece ser mencionado entre gente educada.  La religión cristiana es, por encima de todas las religiones que siempre prevalecieron o existieron en tiempos antiguos o modernos, la religión de la sabiduría, la virtud, la equidad y la humanidad".

 

  • "Supongamos que una nación en alguna región lejana debe tomar la Biblia por su único libro de la ley y cada miembro debe regular su conducta por los preceptos allí expuestos. . . . ¡Qué Eutopia - lo que es un paraíso sería esta región-.  He examinado todas las religiones, y el resultado es que la Biblia es el mejor libro en el mundo".

John Quincy Adams presidente sexto de los estados unidos; diplomático; secretario de estado; senador; representante dijo:

  • " Mis esperanzas de una vida futura están fundadas en el Evangelio de Cristo y no puedo poner reparos o la objeción de distancia [evadir u objeto a]. . . . todo el tenor de su conducta por el que afirmaba a veces de manera positiva y en otros rostros [permisos] Sus discípulos al afirmar que él era Dios.

 

  • La esperanza del cristiano es inseparable de su fe. El que cree en la inspiración divina de las Sagradas Escrituras debe esperar que la religión de Jesús prevalecerá en toda la tierra. Nunca, desde la fundación del mundo tienen las perspectivas de la humanidad sido más alentador que la esperanza de lo que parecen ser en la actualidad. Y que la distribución asociada de la Biblia procedera y prosperará, hasta que el Señor haya hecho "desnudó su santo brazo ante los ojos de todas las naciones, y todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestro Dios" [Isaías 52:10 ]

 

  • En la cadena de acontecimientos humanos, el cumpleaño de la nación está indisolublemente unido al nacimiento del Salvador. La Declaración de Independencia puso la piedra angular del gobierno humano en los primeros preceptos de la cristiandad.

Samuel Adams Firmante de la Declaración de la Independencia; "Padre de la revolución americana"; Ratifier de la U. S. Constitución; Gobernador de Massachusetts dijo:

  • Yo confiare en los méritos de Jesucristo para el perdón de todos mis pecados.

  • El nombre del Señor (dice la Escritura) Torre fuerte es el nombre de Jehová;A él correrá el justo, y será levantado. [Proverbios 18:10]. Vamos a asegurar su favor y nos conducirá a través del viaje de esta vida y al final nosotros recibiremos algo mejor .

 

  • Concibo que no podemos expresar mejor a nosotros mismos que suplicar humildemente al gobernante supremo del mundo. . . que las confusiones que son y han sido entre las naciones puede ser revocada por la promoción y la rapidez trayendo el período de santidad y felicidad cuando los reinos de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, pueden estar en todas partes establecidos , y la gente este dispuesta a aceptar Él que es el Príncipe de paz..

 

  • También hizo un llamado sobre el Estado de Massachusetts para orar eso. . . el reino pacífico y glorioso de nuestro Redentor Divino sea conocido y disfrutado por todas la familias de la raza humana, es posible que con un solo corazón y la voz humildemente implorar su gracia y libre perdón a través de Jesucristo, suplicando su ayuda divina. . . [Y] por encima de todo para hacer que la religión de Jesucristo, en su verdadero espíritu, extendido por todas partes hasta que toda la tierra será llena de su gloria con verdadera contrición de corazón para confesar sus pecados a Dios e implorar perdón por los méritos y mediación de Jesucristo, nuestro Salvador.

Charles Carroll, firmante de la Declaración de Independencia

  • "Sin moral una república no puede subsistir mucho tiempo; que, por tanto, que están denunciando la religión cristiana, cuya moral es tan sublime y puro (y) que asegura la buena felicidad eterna, están socavando la base sólida de la moral, la mejor seguridad para la duración de los gobiernos libres".

Benjamin Franklin

  • "He vivido, señor, desde hace mucho tiempo, y cuanto más vivo, las pruebas más convincentes veo de esta verdad: que Dios gobierna los asuntos de los hombres. Y si un gorrión no puede caer al suelo sin su aviso, ¿Sera probable que un imperio puede levantarse sin su ayuda?"

  • "La libertad no es un don concedido a nosotros por otros hombres, sino un derecho que nos pertenece por las leyes de Dios y la naturaleza."

  • "El hombre en última instancia, se regirá por Dios o por los tiranos".


Estos principios de que hay un Dios Creador que nos garantiza el derecho a la libertad, el derecho a la felicidad y al derecho de escoger nuestros gobiernos hoy han sido traicionados por los líderes presentes de esta gran Nación.

Hoy enseñan que somos producto de la la
evolución, hasta han prohibido la lectura de la Biblia en las escuelas, se puede estudiar cualquier basura que daña a nuestros estudiantes, pero no a la palabra de Dios, el libro que más ha influenciado en toda la humanidad, el libros que tiene las mejores enseñanzas para que los hombres puedan vivir en paz.

 

Hoy tienen en sus leyes la pena de muerte, el aborto, el casamiento de homosexuales, hoy Dios es objeto de burla en sus producciones cinematográficas, hoy se permite el culto a Satanás cuando saben que aquellos que se entregan a esas précticas constituye un riesgo para muchas personas, hasta llegan al sacrificio humano.

Detrás de todos estos actos contrarios a los principios cristianos hay un peligro para esta nación. No deben ignorar la palabra de Dios, conviene que se detengan a reflexionar porque se acerca la hora de grandes acontecimientos de dolor y de angustia. La Biblia es clara, es contundente, precisa. Si la Biblia no ha fallado en sus profecías ya cumplidas no fallará en las que quedan por cumplir.

La historia de los grande imperios comenzó en el oriente. Egipto, Babilonia, Asiria, Grecia, Roma, España, Ingleatrra, Rusia, Alemania, Japán y hoy Estados Unidos. Hay un dragón dormido, un dragón que pronto despertará y la historia volverá al oriente, completando el círculo.  Pero antes de eso se cumplirán varias profecías, ya algunas se están cumpliendo.

Nadie pensaba que la Unión Soviética cayera, se derrumabara, nadie esperaba una Alemania dividida, nadie esperaba la destrucción terrible de Iraq, nadie esperaba que Estados Unidos fuera atacado en su propio territorio nacional.

 

Pero las cosas suceden dentro de un plan divino y nosotros, por no conocer la palabra de Dios, nos encontramos sumidos en la oscuridad y la ignorancia. Estados Unidos será el último imperio de Occidente, nada más, luego vendrá el reinado del Anticristo, e Israel como el objetivo.

Occidente no estará en la historia de Dios hasta el fin. Podemos especular mucho. Podemos interpretar mucho, pero ciertamente hay mucha evidencia bíblica para sostener algo así.

El problema es que hay alguien que nos turva y nos engaña.  Cualquier persona que lea la plabara de Dios se dará cuenta que todo indica que este es el tiempo que Cristo regresará, pero estamos más pendiente a lo que dijo Nostradamus, los falsantes, los falsos profetas, los adivinos, agoreros, mentalistas que a lo que nos dice la palabra de Dios.

Las profecías de Cristo más las profecías de los profetas nos brindan un cuadro perfecto de lo que estamos viviendo hoy y de lo que viviremos en lo que nos resta de historia sobre este planeta. Dios siempre nos ha revelado sus planes. Nunca ha hecho nada sin revelarlo a sus hijos. Así hizo con Abraham cuando le dijo que iba a destruir a Sodoma y Gomorra, lo había hecho anteriormente con Noé cuando iba a destruir con la tierra con un diluvio, lo hizo con los profetas y lo ha hecho con nosotros. Dios siempre nos alerta pero la humanidad, cree a cualquier necio lo que dice menos a Dios y a su palabra.

La historia es un espejo del acontecer profético, hay un resumen del destino de todos los imperios que se han levantado sobre la tierra pero no aprendemos. Cada día se levanta un gobernante y se cree inmortal, todopoderoso, pero no sabe que sus días serán como la flor del campo, como la nube pasajera. En la Biblia nos habla de muchos reyes soberbios y de cómo cayeron y sus imperios fueron destruidos. Hay uno que su soberbia lo llevó a retar a Dios. Un rey que creyó que podía hacer y deshacer, que podía blasfemar el nombre de Dios, que su poderío le daba derecho a humillar a las naciones más débiles, un rey perverso que se creía un dios al que todos debían temer. No hay tirano ni dictador ni presidente que pueda ejercer su autoridad si Dios no se lo permite.


¿Dónde está el dios de Hamat y de Arfad?¿Dónde está el dios de Sefar-vaim?¿Libraron a Samaria de mi mano? ¿Qué Dios hay entre los dioses de estas tierras que haya librado su tierra de mi mano, para que Dios libre de mi mano a Jerusalén? Por tanto, así dice Jehová acerca del rey de Asiria: No entrará en esta ciudad, ni arrojará saeta en ella; no vendrá a ella con escudo, ni levantará contra ella baluarte.  Porque yo ampararé a esta ciudad para salvarla, por amor de mi mismo, y por amor de David mi siervo. Y salió el ángel de Jehová y mató a ciento ochenta mil en el campamento de los asirios; y cuando se levantaron por la mañana, he aquí que todo era cuerpos de muertos.  Entonces Senaquerib rey de Asiria se fue e hizo su morada en Nínive. Y aconteció que mientras adoraba en el templo de Nisroc su dios, sus hijos Adramelec y Sarezer le mataron a espada, y huyeron a tierra de Ararat; y reinó en su lugar Esar-hadán su hijo. Isaías 37:33-38

Ciertamente que Dios nos alerta del acontecer histórico. Cuando los discípulos le pidieron una señal al Maestro sobre el fin del mundo ál les dijo: "Será como en los tiempos de Sodoma y Gomorra y como en los tiempos de Noé". Jesús siempre trataba de enseñar en una forma sencilla. Simplemente les decía dos cosas importantes sucedieron en esos tiempos y esas dos cosas estarían presente en una misma generación. Esa generación que viviera esas dos cosas será la generación del tiempo del fin.

La humanidad fue exterminada con un diluvio cuando Dios vio la violencia y el pecado al que había llegado su creación; en Sodoma era la depravación moral, el homosexualismo raspante y vergonzoso al cual estas dos ciudades habían llegado.

Hoy tenemos esas dos caracteríticas presente. La violencia es una nube que cubre a todo el planeta, es una violencia institucionalizada, una violencia oficial, una violencia amparada en preceptos religiosos, es una violencia en el hogar, las escuelas, la comunidad, la ciudad, la aldea, es una violencia entre grandes y chicos, nuestra sociedad ha glorificado la violencia en los medios de comunicación en masa. Las grandes compañias productoras de películas y de programas de la televisión son los mejores instrumentos para glorificar dicha violencia.
  
Los niños son sometidos a ver violencia, el matar se constituye en un acto bueno, nos da riquezas, cuando somos asesinos salimos en la prensa, en las entrevistas, escriben libros, hacen películas. Es adsurdo ver como estos individuos son entrevistados como si eso fuera digno de recordar.

Hay violencia en todas partes, entre ateos, entre religiosos, entre gente noble  y entre gente mala y pervertida. Esa sombra nos rodea hoy tal como en los tiempos de Noé.

La otra caracterítica es el sexo. Todo es pornografía, se glorifica al homosexualismo, no hay programa que no los lleve para entrevistarlos, hacen paradas, proclaman sus pecados abiertamente, los gobiernos han legalizado la homosexualidad y hasta la iglesia les reconoce como hijos de Dios que tienen ese derecho. Es cierto, cada persona tiene libre albedrío y nadie puede constituirse en juez de otro, pero Jesús podía hacerlo y no decía que todos éramos hijos de Dios. En cierta ocasión les dijo a los fariseos: "Vosotros sois hijos del diablo porque hacen las obras del diablo". En otra ocasión afirmó: "Mi madre y mis hermanos son los que hacen la voluntad de mi Padre". Así que si caminamos en desobediencia y en pecado no somos hijos de Dios.

La Biblia es clara, hay una condenación para los que practican tales cosas. Dios ama al pecador pero no al pecado. Tenemos un espíritu y tenemos voluntad, podemos luchar contra los deseos de la carne, no importa cuales sean. Pero damos rienda suelta al mal y luego queremos justificarlo. No hay posibilidad alguna para los que practican el pecado de homosexualidad de entrar al reino de Dios a menos que no busquen a Dios para que los cambie y los haga una nueva criatura, lo mismo pasa con el borracho, el avaro, el idólatra,el adivino, el brujo, el satánico, no importa la clasificación del pecado, para Dios sólo hay uno: la desobediencia.

Está claro como hoy la violencia y el sexo han invadido la vida del planeta. Han penetrado hasta en los templos de Dios, esto ha llevado a la perdición a muchos religiosos, pastores, ministros, sacerdotes, nadie está exento de caer en las redes de la violencia y del sexo desenfrenado. Sólo si estamos llenos del Espíritu Santo podemos librarnos de las garras de este mal.

Así que estas palabras de nuestro Señor nos indican que esta generación es la generación del último tiempo. Jesús dijo antes de morir y cuando los discípulos trataron de impresionarlo con la belleza del templo, que Herodes había constuido para mantener a los judíos contentos, que no quedaría "piedra sobre piedra" que no fuera destruida.  Y poco años después (70DC) el emperador romano ,Tito destruyó a Jerusalén, acto que debía cumplirse para que las profecías antiguas pudieran cumplirse en este tiempo. Con esa destrucción el estado judío desaparece e Israel es esparcido por todo el mundo.

Desde ese momento no exite una nación judía que tuviera un país donde habitar, pero seguía siendo Israel el pueblo de Dios. La profecía se cumplió en este tiempo. En 1948 las Naciones Unidas establecen el Estado de Israel, desde entonces el cumplimiento profético continúa ya que Dios, a través de los profetas, había anunciado que serían esparcidos por toda la tierra y que luego serían recogidos y llevados de nuevo a sus tierras y a Jerusalén. Nadie puede negar el cumplimiento profético de esta profecía. Es increíble que un pueblo que estuvo a punto de ser exterminado por Hitler y la Alemania Nazi hoy esté en el lugar que ocupa con el poder que tiene. Israel es hoy una nación poderosa, rica, llena de talento, con una de las mejores aviaciones, con un arsenal atómico, con una fuerza de poder mundial

ver más

Ezequiel 37:21-28

y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán

dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos.

La relación de Estados Unidos con Israel es de vital importancia para ambas naciones. Pero para los Estados Unidos será un dilema. Están atados al pueblo judío.  si Estados Unidos presiona a esta nación, le quita su protección le reduce la ayuda, se aparta de ella, entonces le caerá la maldición que destruyó a todos los imperios que de alguna forma le hicieron mal a Israel. 

¿Cuan Importante es bendecir a Israel? Esa pregunta es respondida por Génesis 12:3  Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

El "error de traducción" que quiero señalar es en la segunda parte del verso. La mayoría de las traducciones dicen "y maldeciré a los que te maldicen". El texto original hebreo utiliza diferentes palabras que se han traducido como "maldición". La primera palabra es ARAR, lo que significa "para maldecir o destruir", pero la segunda palabra es "kalal", que significa "hacer la luz de". Por lo tanto, la traducción correcta del verso lleva una advertencia aún más grave. El Dios de Israel está advirtiendo que "Maldecirá o Destruirá" aquellos que toman a la ligera a Israel, que la maldicen o que tratan a Israel como poco importante.

Dios es misericordioso, Dios puede hacer muchas maravillas con una nación que le sirve, que le teme, que le obedezca, Estados Unidos ha sido bendecido por Dios y uno de los motivos por el cual Dios ha bendecido a esta Nacion es por su apoyo a Israel, pero hoy Estado Unidos le están dando la espalda a Dios y a Israel. "Porque Jehová es nuestro juez, Jehová es nuestro legislador. Jehová es nuestro Rey; el mismo nos salvará". Isaías 33:22

Ver Más:   Obama se opone a la propuesta del Congreso para aumentar la ayuda a Israel

Es sorprendeente que una nación que se fundamentó en la Palabra de Dios, que forjó su gobierno sobre principios cristianos establecidos en la Biblia, una nación cuyo legislador sabio era Dios, una nación que fue bendecida en apenas 200 años de su historia, una nación que postula en todo su creencia en un Creador hoy haya abandonado ese camino.

En este edificio nueve personas determinan lo que es moral y lo que no lo es. Le dicen a millones de cristianos que no es legal hablar de Dios en las escuelas, que el aborto es legal, que la pena de muerte es legal, que el homosexualismo es legal, que la marihuana es legal. Es increible el poder que le han dado a estos nueves seres para que dicten los fundamentos de la vida norteamericana 

La Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos de América, también denominado Tribunal Supremo de los Estados Unidos (en inglés, Supreme Court of the United States), es el tribunal de mayor rango existente en los Estados Unidos de América. Como tal, la Corte es la cabeza del Poder Judicial de los Estados Unidos.  La Corte se compone de un juez presidente (Chief Justice) y ocho jueces asociados (Associate Justices), que son nombrados por el presidente de los Estados Unidos y confirmados mediante el «consejo y consentimiento» del Senado de los Estados Unidos. Los jueces nombrados del tribunal sirven de por vida y sólo pueden ser destituidos por el Congreso mediante un proceso de impugnación (impeachment).

Tribunal Supremo de Estados Unidos

Los jueces pueden renunciar a su cargo por voluntad propia. Ningún juez ha sido removido de su cargo, aunque muchos se han retirado o renunciado.  La Corte Suprema es la única corte establecida por la Constitución de los Estados Unidos. Todos los demás tribunales han sido creados por el Congreso. La Corte posee la facultad de revisión judicial y la facultad de declarar inconstitucionales leyes federales o estatales y actos de los poderes ejecutivos federal y estatales. Sus decisiones no pueden ser apeladas.  La Corte Suprema se reúne en Washington D. C.. A veces se hace referencia a ella por su acrónimo en inglés SCOTUS (por Supreme Court of the United States) o USSC (United States Supreme Court).

“Nuestra Nación esta hecha un desastre. ¿Por qué? ¿Será que América está perdiendo la bendición de Dios?¿Será que nuestros pecados están provocando Su juicio? Su juicio no necesariamente vendrá como una bomba nuclear, u otro ataque de ISIS, o como colapso económico. Sino que un juicio similar al mostrado en Romanos 1 donde Dios se aparta de la vida de la nación y los entrega a sí mismos” “Es hora de ponernos serios”.

Dios destruyó la nación de Judá porque continuó volviendose más desobediente y más impía, escogiendo así la inmoralidad y la idolatría. “Dios le avisa a una nación cuando el juicio esta por llegar. El no quiere que ninguno perezca. Pero si una nación no oye Sus advertencias, El desata su ira y no hay nada ni nadie que pueda detenerlo. Si Dios juzgó a su amada ciudad de Judá, ¿Por qué pensamos que América escapará?”.

“Así que si estamos ingresando a la etapa del juicio de Dios Si Dios nos esta dejando a nosotros mismos, y quitando su bendición, protección y favor la solución no la hallaremos en la política o la economía o el ejército o en la tecnología”.La única solución,“la hallaremos sobre nuestras rodillas, humillándonos, orando, buscando el rostro de Dios, y arrepintiendonos de nuestro pecado. Luego rogarle Dios que vuelva a nosotros mientras nos acercamos a él”

Ezequías era un rey temeroso de Dios, que llevó a cabo una reforma entre los israelitas. Pero, su hijo Manasés fue un gobernante impío. Aunque había visto a su padre andar con Dios y vivir conforme a las Sagradas escrituras, decidió ignorar al Señor. Manasés adoró dioses falsos, incluso al punto de sacrificar a sus hijos en el fuego para exaltar a Moloc. Practicó muchas vilezas, entre ellas la brujería y la hechicería, y desvió a israel provocando así la ira de Dios. El rey, junto con el pueblo, pagó un alto precio por su rebelión. Esta historia enseña que el Señor no toleró el desprecio de una nación.

Estados Unidos una nación que ha dejado a Dios de lado, dandole la espalda al único Dios verdaderos. Estados Unidos de américa fue fundado sobre principios bíblicos para garantizar la libertad de adoración. Pero con el tiempo, hemos sacado al Señor de muchos aspectos de la vida pública.

La que una vez fue una “nación bajo Dios” se ha convertido en un país que tolera un número cada vez mayor de pecados, y que desprecia la verdad absoluta. Si un país le vuelve la espalda a Dios, su juicio será inevitable, a menos que se arrepienta y lo haga su Señor otra vez. Como cristianos, nuestra responsabilidad es orar para que Dios acerque de nuevo el corazón de nuestra nación a Él, y para que el evangelio se extienda por toda nuestra tierra.

Conclusión:

Tristemente tenemos que decir que Estados Unidos ya no es "Una Nación bajo Dios".  Hemos ridiculizado la verdad de la Palabra de Dios y lo llamamos pluralismo.  Hemos adorado otros dioses y a eso llamamo multiculturalismo.  Hemos recompesando la pereza y a eso llamamos asistencia pública.  Nos hemos negado a disciplinar a nuestros hijos y lo llamamos la formación de la autoestima.  Hemos contaminado el aire con blasfemias y pornografia y lo llamamos libertad de expresión.  Hemos institucionalizado el perjurio y el engaño en el gobierno y lo llamamos politicamente correcto.