Un padre denunció a WhatsApp por incitar al suicidio de su hijo de 14 años. El menor jugaba al reto diabólico “Momo”, el viral que causa terror entre los chicos y cree que su muerte fue consecuencia de este juego.

“Yo los acuso de no proteger a los jóvenes. Siento que el Estado no ha tenido suficientemente en cuenta los peligros que estos sitios representan”, comentó René Gattino, el padre del menor.

“Cuando te toca a vos no lo entendés. Pensamos que podíamos estar tranquilos viviendo en el campo, pero Internet está en todas partes y eso no asegura nada”, agregó.

 

Los padres de Kendal explicaron que por culpa del juego viral Momo, el joven ya se había golpeado a sí mismo en varias oportunidades. Con esta acusación, la familia busca alertar al público para evitar que se vuelvan a producir otras tragedias parecidas.

Este no es el primer caso que este juego, trae consecuencias graves. A principio de este año un nene de 11 años fue encontrado muerto en el baño de su casa en Jujuy y las primeras versiones vinculaban el trágico hecho con el “juego” viral de WhatsApp.

La muerte del chico de 14 años en Francia a mediados de octubre llevó a que su padre afirmara que también Youtube es culpable, por “poner en peligro la vida de otros”.

La familia niega que el chico se haya suicidado después de que su cuerpo fuera encontrado muerto en su habitación, colgado de un cinturón de kimono. El padre ha señalado que su hijo si participó en el juego ‘Momo Challenge’.

1 / 26

Please reload

Hablar del Diablo o del Satanismo en nuestro siglo parece algo ridículo. Sin embargo, el Demonio trabaja con mayor libertad y fuerza cuando los hombres nos negamos voluntariamente a reconocer su existencia.

“El misterio de la iniquidad” es una actividad oculta de poderes malignos en el transcurso de la historia humana, que prepara el camino para la rebelión del hombre de pecado (EL ANTICRISTO). Es un proceso engañoso que atrapa a los incrédulos y dispone a muchos creyentes a que se parten de la verdadera fe y crean la mentira encarnada en la iglesia apóstata.   Comprende un espíritu o una tendencia contra la fe bíblica genuina y la ley divina; procura librarse de toda restricción moral y se complace en el pecado. Tendencia que aumentara hasta que llegue a su climax en el riduculo completo y desacato de las normas y los mandamientos de Dios.

Personas que proclaman a Satánas como su dios

1 / 6

Please reload

Pokémon juego satánico
Mostrar más

Mateo 8:16 Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos... 

 

Son varias las causas por las que una persona puede tener problemas con demonios. Pero una cosa es segura, ellos actúan cuando “se le deja una puerta abierta”. Los demonios tienen  varias formas para ingresar a la vida de una persona, como las maldiciones, heridas de la infancia, la falta del perdón y la recaída en todo tipo de pecados.

¿Que dice la Biblia que son los demonios?

Los demonios son ángeles caídos, como indica Apocalipsis 12:9: "Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él." La caída de Satanás del cielo es descrita simbólicamente en Isaías 14:12-14 Ezequiel 28:12–15. Cuando él cayó, Satanás tomó algunos de los ángeles con él, un tercio de ellos, según Apocalipsis 12:4.  Judas 6 menciona también a los ángeles que pecaron. Entonces, bíblicamente, los demonios son ángeles caídos que, junto con Satanás, escogieron rebelarse contra Dios.

Algunos de los demonios ya están cerrados por su pecado "bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día" (Judas 1:6). Otros están libres para vagar y se denominan "los gobernadores de las tinieblas de este siglo…huestes espirituales de maldad en las regiones celestes" en Efesios 6:12Colosenses 2:15. Los demonios aún siguen a Satanás como su líder y batallan con los ángeles santos en un intento para frustrar el plan de Dios e impedir al pueblo de Dios (Daniel 10:13).

Los demonios, como seres espirituales, tienen la capacidad de tomar posesión de un cuerpo físico. La posesión demoníaca se produce cuando el cuerpo de una persona es totalmente controlado por un demonio. Esto no puede pasar a un hijo de Dios, puesto que el Espíritu Santo reside en el corazón del creyente en Jesucristo (1ª Juan 4:4).

Jesucristo, durante su ministerio terrenal, se encontró con muchos demonios. Por supuesto, ninguno de ellos era mayor que Jesucristo: "Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos." (Mateo 8:16). La autoridad de Jesucristo sobre los demonios fue una de las pruebas de que él era el Hijo de Dios (Lucas 11:20). Los demonios que se encontraban con Jesucristo sabían quién era, y le temían: “¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?” (Mateo 8:29). Los demonios saben que su fin será uno de tormento.

Satanás y sus demonios ahora intentan destruir la obra de Dios y engañar a todos que puedan (1ª Pedro 5:82ª Corintios 11:14–15). Los demonios son descritos como espíritus inmundos (Mateo 10:1Marcos 1:27), espíritus de mentira (1º Reyes 22:23) y los ángeles de Satanás (Apocalipsis 12:9). Satanás y sus demonios engañan al mundo (2ª Corintios 4:4), promulgan la doctrina falsa (1ª Timoteo 4:1), atacan a los cristianos (2ª Corintios 12:7; 1ª Pedro 5:8) y combaten a los ángeles santos (Apocalipsis 12:4–9).

Los demonios o ángeles caídos son enemigos de Dios, pero son enemigos derrotados. Jesucristo "…desarmó a los poderes y a las potestades” y “los humilló en público al exhibirlos en su desfile triunfal" (Colosenses 2:15). Al someternos a Dios y resistir al diablo, no tenemos nada que temer. "…porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.” (1ª Juan 4:4).

2 Corintios 2:11

 para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones.

 

Una de las principales defensas del creyente contra los ataques de Satanás es estar consciente de los continuos esfuerzos del enemigo por aventajarlos y alejarlo de la devoción a Cristo.  Los creyentes están en conflicto espiritual contra el mal.  Se describe ese conflicto como una batalla de fe, que continúa hasta que pasen a la vida venidera.  

 

Los soldados cristianos deben luchar contra todo mal, no con su propio poder, sino con las armas espirituales.  En su lucha de fe se les llama a los creyentes a que soporten los sufrimientos como buenos soldados de Cristo, sufran por el evangelio, peleen la buena batalla de fe, libren batallas, perseveren, venzan, sean victoriosos, defiendan el evangelio, no se atemorizen por sus adversarios, se pogan toda la armadura de Dios y se mantengan firmes, derriben las fortalezas de Satanás, lleven cautivo todo pensamiento y se hagan fuertes en batallas.

 

Los creyentes se enfrentan a un conflicto espiritual con Satanás y un ejercito de espiritus malos.  Esos poderes de las tinieblas son las fuerzas espirituales de maldad, que estimulan a los impios a que se opongan a la voluntad de Dios y con frecuencia atacan a los creyentes de esta época.  Constituyen una gran multitud y están organizados en un imperio de maldad sumamente sistemático que tiene jerarquia y orden. (Efesios 6:10-18)

 

1 Timoteo 5:15 “Porque ya algunas se han apartado en pos de Satanás.”