El enviado especial del secretario general de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha ofrecido un discurso. "Cualquier batalla en Idlib será sangrienta y espeluznante" y "después de Idlib no habrá otro Idlib al que huir", ha advertido De Mistura, quien ha exhortado a los miembros del Consejo de Seguridad a que "contribuyan a encontrar una fórmula que permita evitar la tragedia".

Este enviado especial ha subrayado que quienes quieran abandonar Idib deberían poder hacerlo y, si es necesario, la ONU está preparada para trabajar con todas las partes en "los métodos y los parámetros de la creación y el funcionamiento de rutas de evacuación".

1 / 13

Please reload

1 / 1

Please reload

Temas Relacionados:

Damasco en la Profecia
Las Profecias al Día
Jerusalem Rodeada de Ejercitos
Zacarias el profeta atómico
Rusia y la bomba Atomica
El Poderio Militar de Rusia
La Invasión de Gog y Magog
GOG
Irán: Aliados de Gog y Magog
Libia: Aliados de Gog y Magog
Arabia Saudita: Alidados Gog y Magog
Los 4 Jinetes del Apocalipsis
Mostrar más

Siria antes de la Guerra

 En el Antiguo y el Nuevo Testamentos se presenta en muchos pasajes la importancia de la venida de Cristo a establecer su reino. La doctrina, en la forma que ha sido revelada, es mucho más que el solo fin de la historia humana. Es más bien el gran clímax que conduce el programa de Dios a su punto más elevado. Por esta razón, todos los sistemas de teología que tienden a ignorar o a minimizar la doctrina de la segunda venida de Cristo y el gran volumen de pasajes bíblicos que tratan del reinado de Cristo sobre la tierra son inadecuados. 

La Segunda Venida de Jesús, está vinculada a la ciudad de Damasco, capital de Siria, según los estudiosos, las profecías de los cristianos y los musulmanes están ligadas en esta teoría. La creciente amenaza de guerra contra otros países sirios, ha generado una serie de análisis en los antiguos escritos.

Es común que entre las previsiones está, el inminente regreso de Cristo. Según los expertos, lo que está ocurriendo apunta a Isaías 17:1-2, que dice: “Profecía sobre Damasco, "He aquí que Damasco dejará de ser ciudad, y será montón de ruinas. Las ciudades de Aroer están desamparadas, en majadas se convertirán; dormirán allí, y no habrá quien los espante”. Para algunos, esto podría ser un presagio de Armagedón, la batalla final.

El conflicto en Siria puede ser la primera señal de una Tercera Guerra Mundial, debido a que el Medio Oriente, está lleno de tensiones y alianzas que amplían considerablemente el significado de un ataque a Siria. “El contexto de Isaías 17 y Jeremías 49 son una serie de profecías del fin de los tiempos que tienen que ver con los juicios de Dios sobre los vecinos y enemigos de Israel que anteceden –u ocurrirán durante– la Gran Tribulación”.

 

El probable ataque de EE.UU. o las fuerzas de la ONU en Siria, provocaran reacciones en todos los países vecinos en contra de Israel. Esto podría causar un efecto dominó, con contraataques de musulmanes de Hezbolá, Irán, Turquía e incluso Jordania y Egipto.

Damasco, es considerada la ciudad más antigua y habitada del mundo, con una historia de cinco mil años. A pesar de que ha sido atacada y conquistada, nunca fue completamente destruida como anuncia la profecía. Hoy cuenta con casi 2 millones de habitantes. 

La Enciclopedia Judaica, explica que el término “Aroer” en Isaías 17: 2, probablemente fue traducido incorrectamente, y que la mejor opción sería “las ciudades de los alrededores serán abandonadas”. Si esta es la traducción correcta, incluya la fortaleza de Hezbolá en el Valle de Bekaa en el Líbano, que fue parte del territorio sirio en el tiempo de Isaías, y se encuentra entre Beirut y Damasco.

El texto de Isaías también ofrece una visión de las anteriores: “Y cesará el socorro de Efraín, y el reino de Damasco; y lo que quede de Siria será como la gloria de los hijos de Israel, dice Jehová de los ejércitos. En aquel tiempo la gloria de Jacob se atenuará, y se enflaquecerá la grosura de su carne”, Isaías 17:3-4.

Jacob y Efraín son nombres alternativos para el Reino del Norte, y Samaria era su capital. Judá fue el nombre dado al Reino del Sur, más tarde cambiado a Judea en las eras griega y romana. Así que es posible un escenario de guerra.

“En aquel día mirará el hombre a su Hacedor, y sus ojos contemplarán al Santo de Israel. Y no mirará a los altares que hicieron sus manos, ni mirará a lo que hicieron sus dedos, ni a los símbolos de Asera, ni a las imágenes del sol. En aquel día sus ciudades fortificadas serán como los frutos que quedan en los renuevos y en las ramas, los cuales fueron dejados a causa de los hijos de Israel; y habrá desolación”, Isaías 17: 7-9.

La prolongada guerra de Siria se complica cada día más: hasta la fecha, no existe un frente unido y varios centenares de grupos armados luchan tanto contra las fuerzas gubernamentales como entre sí, sin olvidarnos de los actores extranjeros implicados en el conflicto.  ¿Cúales son las principales fuerzas que participan en esta contienda?

Una de las partes implicadas desde el inicio son las Fuerzas Armadas de Siria. Uno o dos años atrás, parecía que los días del Gobierno de Bashar al Assad estaban contados, con varias ciudades principales, campos de petróleo y una parte importante de la infraestructura del país bajo el control de la oposición y los extremistas. Sin embargo, Damasco logró revertir la situación y pasar a la ofensiva en zonas clave.  Hoy en día, el Ejército de Siria controla entre un 40 % y un 45 % del país, incluidos los centros de las principales urbes: Damasco, Latakia, Tartús, Homs, Hama, Alepo (un 60 %), Deir ez Zor y Deraa (un 50 %).

Otro 'veterano' del conflicto es la llamada oposición 'moderada' de Siria, cuya principal fuerza al inicio de la guerra era el Ejército Sirio Libre (ESL). A este bando lo apoyan abiertamente Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Turquía, Arabia Saudita y Catar.

Sin embargo, este favor externo no ha ayudado a preservar la unidad del ESL que, durante los años del conflicto, se ha dividido en diferentes grupos y ha cedido el papel de la principal fuerza que lucha contra el Gobierno a diversos grupos extremistas. Hoy en día, más de 60 grupos armados luchan bajo la bandera del ESL aunque, de acuerdo con la inteligencia militar de Siria, casi todos están relacionados o controlados por el Frente Al Nusra.

No obstante, desde que el 24 de agosto Turquía comenzó su operación en el norte de Siria el Ejérito Sirio Libre ha vuelto a aparecer en escena. Así, las tropas turcas actúan de manera conjunta con sus unidades y otros grupos armados proturcos.

En estos momentos, los principales oponentes de las fuerzas del Gobierno sirio son los grupos terroristas Estado Islámico y Frente Al Nusra. Desde su creación como una rama de Al Qaeda, el EI logró capturar grandes zonas de Irak y Siria. Este grupo yihadista controla entre un 35 % y un 40 % del territorio de ese segundo país, aunque la mayor parte es desértico: la zona al norte de Homs, parte de Raqa, Deir ez Zor y Al Hasakah.

El Frente Al Nusra, que también nació fruto de Al Qaeda, es uno de los colectivos más agresivos que se oponen al Gobierno de Assad. RIA Novosti señala que este grupo ha participado en numerosos ataques suicidas y ha realizado matanzas tanto de civiles como entre los soldados gubernamentales que ha capturado, además de otros crímenes de guerra.  Esos terroristas controlan cerca del 25 % del territorio sirio: toda la provincia de Idlib, algunos barrios de Damasco, parte de la frontera con Turquía en el norte de Latakia, alrededor de la mitad de la provincia de Deraa y Quneitra, y cerca del 40 % de la provincia de Hama.

Una de las fuerzas locales más eficientes del conflicto sirio son los kurdos. Empezaron luchando en las filas del Ejército Sirio Libre, pero pronto decidieron actuar de forma independiente. Los kurdos sirios representan alrededor del 10 % de la población de Siria y viven en el norte del país, principalmente. Este marzo, anunciaron la creación de una región autónoma con sus propios Gobierno, Parlamento y Policía.

El ala militar principal de los kurdos sirios son las Unidades de Protección Popular (YPG) que, según los datos de RIA Novosti, cuentan con alrededor de 50.000 personas. Uno de sus mayores éxitos fue la liberación de la ciudad de Manbij, un importante bastión del EI, con el apoyo aéreo de la coalición internacional liderada por EE.UU.

Sin embargo, su situación se complica por el hecho de que tienen que luchar en tres frentes: contra los islamistas radicales, contra el Ejército Sirio Libre y contra Turquía, que considera que las unidades kurdas son terroristas.