December 10, 2018

Yosef Berger, rabino responsable de la Tumba del rey David en el Monte Sión

inició un proyecto para que se prepare una corona de oro con la que será 

coronado el Mesías después de su llegada a Jerusalén.

El líder judío, que afirma que ser un descendiente del linaje de David, destacó que desde la fundación del Estado de Israel y la Guerra de los Seis Días fueron ‘milagros’ y que ya estamos viviendo el comienzo de la “era mesiánica”.Según él, tener la corona pronta apresurará la llegada del rey.

“Por 2000 años, Israel esperó por el Mesías”, dijo Berger. “Como un símbolo de nuestra creencia de que este período de espera ha terminado, debemos preparar una corona, ya que su primer acto será restaurar la dinastía davídica, algo visiblemente diferente de cualquier otra realeza que ya existió”.

Para justificar su proyecto, además de decir que tiene el apoyo de otros rabinos, Berger cita la profecía de Zacarías 14: 9: “Y el Señor será rey sobre toda la tierra; en aquel día uno será el Señor, y uno será su nombre”.

El rabino enfatiza que el establecimiento de un nuevo rey de Israel garantizaría que el exilio terminaría, estimulando la vuelta de todos los judíos a Israel, y apresuraría la construcción del Tercer Templo, restaurando los sacrificios.

“Estamos ordenados a anticipar eso, orar por él, en todos los momentos hasta que merezcamos verlo con nuestros propios ojos”, explica Berger. “Está escrito en el Midrash [tradición rabínica] que la generación que anticipa y anhela por el reino de Dios es redimida inmediatamente. Pero esta anticipación, como todo mandamiento de la Torá, es fortalecida cuando está acompañada por una acción concreta”.

El responsable de la Tumba del Rey David recordó todos los esfuerzos que se han realizado para preparar el Tercer Templo y que los utensilios necesarios están listos, pero no se han hecho preparativos específicos para el Mesías, que construirá el Templo.

“Al preparar una corona, estamos dando el primer paso para traer la visión interior de un rey a la realidad. La belleza de un verdadero rey no fue vista en el mundo desde el inicio del exilio y los profetas nos aseguraron que vendría “, concluyó. El costo estimado de la corona es de 50 mil dólares.

El Instituto del Templo, un grupo religioso que hace una promoción continua de la construcción del tercer templo es una institución polémica. Además de la reproducción de todos los artefactos que se utilizarían para los cultos y sacrificios – excepto el Arca de la Alianza – ellos ya entrenaron a sacerdotes que quedarían responsables de la reanudación del trabajo sacerdotal.

1 / 1

Please reload

Una de las cuatro “prendas de oro” del sumo sacerdote es la corona, confeccionada de una sola pieza de oro puro. La corona se coloca sobre la frente y se extiende de oreja a oreja. Se mantiene en su lugar por una tira celeste, que a su vez es del mismo tono que el resto de la vestimenta del sumo sacerdote. La corona lleva la inscripción: “Sagrado para Dios”, y el sumo sacerdote la lleva puesta en todo momento, mientras esta oficiando en el Templo

 

"Y harás una corona de oro puro, y la grabarás en la forma de un anillo de sello: 'Santo para el Señor (Exodo. 28: 36).  A diferencia de la corona que lleva la realeza en la parte superior de la cabeza, esta se usa en la frente y se extiende de oreja a oreja. Era lo suficientemente delgado como para arquearse en la frente como un arco. Su ancho es descrito por Maimónides como 2 dedos, o aplicación. 11/2 pulgadas.   "Santo para el Señor" Esta corona fue grabada con las palabras "Santos para el Señor" . A veces, estas palabras se escribían en dos líneas y, a veces, se ajustaban en una sola línea. El Talmud (BT Sukkah 5) proporciona el testimonio ocular de Rabi Eliezer, hijo de Rabí Yose, quien vio la corona en Roma (tanto el Talmud como Josefo nos informan que después de la destrucción del Segundo Templo, muchos de los vasos sagrados fueron saqueadas y llevadas a Roma, donde se exhibieron públicamente durante muchos años): "El rabino Eliezer dijo: Vi la corona en Roma, y ​​las palabras" Santo para el Señor "fueron escritas en una línea". Se usaba en todo momento mientras el Sumo Sacerdote estaba dentro del Templo, como dice la Biblia: "Y se usará en la frente de Aarón, que llevará la iniquidad de las cosas santas (específicamente, esta es una referencia a la impureza ritual ), que los hijos de Israel santificarán en todos sus santos dones, y siempre estará en su frente, para que sean aceptados ante el Señor ".

¿Cómo fueron grabadas las letras? El Talmud (BT Gittin 20) describe el proceso mediante el cual las letras se formaron en la corona. Fueron levantados, no hundidos, "como un dinar dorado". Esto se logró al extraer las letras del lado opuesto hasta que se levantaron. Maimónides (Leyes de los vasos del templo, Capítulo 9) escribe que "golpearían las letras en una forma hasta que sus formas se formaran en el otro lado".   ¿Cómo se ató la corona? La corona tenía tres orificios pequeños: dos en cada extremo y uno en el centro, a lo largo del borde superior. A través de estos orificios, se corrieron hilos teñidos de color azul celeste, y los extremos de estos hilos se conectaron en la parte posterior de la cabeza del sacerdote. De esta manera, la corona, en sí misma un plato delgado, se mantuvo atada y en su lugar en la frente del Sumo Sacerdote.   El turbante y la corona El turbante se colocó sobre la cabeza del sacerdote de tal manera que quedó un espacio entre él y una corona sobre su frente. Este espacio permitió al Sumo Sacerdote llevar los tefilín, las filacterias de la cabeza (ver Deut. 6: 8) <En las palabras del Talmud (BT Zevachim 19) "El cabello del Sumo Sacerdote era visible entre la corona y el turbante, Y allí colocó su tefilín ". El hilo azul cielo medio se extendía sobre el turbante, donde estaba atado a las otras hebras en la parte posterior de su cabeza. Así está escrito, "... y la cuerda estará sobre el turbante". (Ex. 28:36)

Temas Relacionados:
Las 70 Semanas de Daniel
Israel La Higuera Profética
Mostrar más