Hombre sanado milagrosamente después de casi morir de Covid-19: "VP Pence rezó por mí"

El paciente con coronavirus Clay Bentley, que ahora está siendo tratado en un hospital de Georgia, compartió cómo Dios y las oraciones, especialmente del vicepresidente Mike Pence, lo ayudaron a recuperarse de casi morir por el coronavirus. "El vicepresidente Pence me dijo que estaba orando por mí", dijo Bentley a CNN.

“Llegué al hospital con síntomas muy parecidos a la gripe y me dieron un resultado negativo para la gripe. Entonces me enviaron a casa esa noche. Bently continuó agregando "pero luego se puso muy mal".

 

En ese momento regresó al hospital varios días después, donde le dieron positivo por coronavirus. En este punto, Bentley sintió que el líquido le llenaba los pulmones hasta el punto en que no podía respirar. Pero entonces, ¿qué médicos solo pueden describir como un "milagro"? Bentley se recuperó de repente.

 

Al describir su milagrosa recuperación, Bentley le da crédito a Dios diciendo: “Pero diré que escuché la voz de Dios dentro de mí. Él me dice "no, estás mejorando". Si escuchas esas historias de miedo que causan el pandemonio, pero si escuchas esas voces y escuchas las voces correctas, Dios comenzó a decirme que estoy mejorando y que me miras: estoy mejorando ". "Seguimos siguiendo el amor si seguimos siguiendo a Dios", concluyó.

1 / 2

Please reload

Temas Relacionados

Coronavirus
CORONAVIRUS ¿Qué Debo Saber?
El Arrebatamiento
El Anticristo
Show More

1 / 2

Please reload

ORACION, en “hebreo”  tejinnah que significa ruego, suplica, plegaria, y de la raíz del "hebreo” jonán que significa, inclinarse, implorar, doblarse ante un superior; cuando se utiliza en sentido reflexivo o causativo, significa buscar el favor de otro, solicitar gracia o misericordia (2 Crónicas 6:37); En el Nuevo Testamento  en “griego” deomai que significa rogar, petición y suplica.

En el Nuevo Testamento se dirige siempre a Dios y se traduce principamente como “oración” (Lucas 1:13; 2:37; 5:33; Romanos 10:1; 2 Corintios 1:11; 9:14; Filipenses 1:4,9; 2 Timoteo 1:3; Santiago 5:16; 1 Pedro 3:12).

Otra palabra del hebreo" tephillah de la raíz del “hebreo" palal que significa juzgar, interceder,  buscar justicia.

Estos términos apuntan a los principales objetivo buscados en la oración, a saber, justicia, gracia y misericordia.  Una formula muy frecuente en el Antiguo Testamento es “invocar el nombre de Jehova”, que en “griego” corresponde a eukhomai que significa “orar a Dios” ( 2 Corintios 13:7,9; Santiago 5:16), que originalmente significa “desear", sin implicación religiosa alguna. El termino mas frecuente para orar es el ya mencionado déomai que significa “rogar, pedir”.

Las palabras "rogar, pedir”, aparecen sesenta y cinco veces en el Nuevo Testamento, de las cuales cincuenta se encuentran en los evangelios.

 

La connotación de este campo semántico es la suplica que alguien hace a otro que esta en posición de socorrer, también se refiere a las preguntas que se hacen para obtener respuestas de alguien.    En este contexto, Jesús exclama: “yo rogaré al Padre y os dara otro Consolador” (Juan 14:16; 16:26; 17:9,15,20).  Jesús se dirige al Padre en ruego y súplica como alguien que necesita la ayuda y comunión de Dios.

La Biblia relata un gran numero de oraciones, casi todas con el mismo esquema.  Se inscriben en el interior de un plan divino, se apoyan en un acontecimiento en el cual Dios ha manifestado su benevolencia o su misericordia en vista a un porvenir que ha de comenzar (Exodos 32:11).  Moises recuerda a Dios la promesa que ha hecho y que no puede hacer peligrar por la debilidad del pueblo; que cumpla, pues, su promesa y en virtud de ella perdone. 

La oración biblica, considerada desde esta perspectiva, es la expresión humana del deseo de Dios.

 

La oración del cristiano  se dirige apropiadamente a Dios el  padre (Mateo 6:6; Juan 16:23; Efesios 1:17; 3:14).