Temas Relacionados:

¿Que dice la Biblia sobre el Aborto?
El Aumento de la Maldad
Inmoralidad Sexual ¿Senal del fin?
El Misterio de la Iniquidad
Mostrar más

2 Timoteo 3:1-4 “En los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres… calumniadores irreconciliables, ingratos, sin autodominio, brutal, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios". 

         Los Postreros días incluyen la era cristiana en su totalidad.  Sin embargo, Pablo profetiza por medio del Espiritu Santo que se irán empeorando las cosas a medida que se acerca el fin.  Los postreros días se carecterizarán  por la maldad siempre en aumento en el mundo.  En los últimos días los creyentes deben estar preparados para enfrentar un agobiante torrente de impiedad.  El apóstol profetiza que Satanás ocasionará mucha destrucción a la familia.  Los hijos serán "desobedientes a los padres", y los hombre y las mujeres serán personas "sin afecto natural".  Eso puede como "sin afecto familiar" y se refiere a la falta de sentimiento de ternura y amor natural, como lo demuestran la madre que rechaza a sus hijos o mata a su bebé, el padre que abandona a su familia, y los hijos que se niegan a cuidar de sus padres ancianos.

 

Las personas amarán el dinero y el placer y procurarán satisfacer sus propios deseo egoistas.  La paternidad, con sus exigencias de amor y de ternura, dejará de considerarse tarea digna.  Habrá menos padres amorosos a causa de que habrá más padres egoistas y abusivos que abandonen a sus hijos. (Salmo 113:9 El hace habitar en familia a la estéril, Que se goza en ser madre de hijos. Aleluya.  Salmo 127:3-5 He aquí, herencia de Jehová son los hijos;Cosa de estima el fruto del vientre. 4 Como saetas en mano del valiente,Así son los hijos habidos en la juventud. 5 Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos;No será avergonzadoCuando hablare con los enemigos en la puerta.; Proverbios 17:6 Corona de los viejos son los nietos,Y la honra de los hijos, sus padres.; Tito 2:4-6 que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.  Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes.)

 

Si los padres cristianos han de salvar a su familia en los tiempos dificiles de los postreros días, deben protegerla contra los valores corruptos de la sociedad en la cual viven, separarla de las tendencias del mundo y no permitir que los impios influyan en sus hijos. (Hechos 2:40 Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación.  Romanos 12:1-2 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.  No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.) 

 

Los padres cristianos deben vivir conforme al plan de Dios para su familia y no como los impios. (Levitico 18:3-5 No haréis como hacen en la tierra de Egipto, en la cual morasteis; ni haréis como hacen en la tierra de Canaán, a la cual yo os conduzco, ni andaréis en sus estatutos.  Mis ordenanzas pondréis por obra, y mis estatutos guardaréis, andando en ellos. Yo Jehová vuestro Dios.  Por tanto, guardaréis mis estatutos y mis ordenanzas, los cuales haciendo el hombre, vivirá en ellos. Yo Jehová.;  Efesios 4:17 Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente), Ellos y sus familias deben de veras llegar a ser extranjeros y peregrinos en la tierra. (Hebreos 11:13-16 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se averg:uenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.)