Los adoradores de Satanás están luchando en la justicia estadounidense por el reconocimiento como una práctica religiosa igual al cristianismo. Este jueves (16), consiguieron permiso judicial para colocar una estatua de bronce de Baphomet, uno de los símbolos más conocidos del satanismo.

La escultura se quedará frente a la sede del gobierno del Estado de Arkansas, en la capital Little Rock.  Financiada por la organización Templo Satánico, la estatua sería una protesta contra un monumento a los Diez Mandamientos que ya se encontraba en el lugar.

La estatua mide cerca de 2,5 metros, el icono de la criatura con cara de chivo sentada en un trono y rodeado por dos niños quedará frente al Capitolio temporalmente. Sin embargo, sus idealizadores entraron con procesos para que sea una exhibición permanente, pues deberían gozar de los mismos derechos de libertad religiosa que las demás formas de culto.

El co-fundador Templo Satánico en Arkansas, Ivy Forrester, argumentó al Independent: “Si acepta un monumento religioso en un lugar público, entonces debe permitir otros.  Si usted no está de acuerdo con eso, entonces no deberíamos tener ninguno”.

Obviamente, la estatua representando a Satanás generó protestas de la comunidad cristiana, mientras que Jason Rapert, un importante político conservador calificó la imagen de “ofensiva” y prometió luchar para que sea retirada. Él fue el autor del proyecto que permitió la colocación de un monumento con los 10 Mandamientos en el mismo lugar.

Rapert dijo que respeta los derechos de todos a practicar su religión, pero cree que el Templo Satánico está formado por “extremistas”. Además de los satanistas, un grupo de activistas ateos también participó en la inauguración de la estatua este jueves ante el Capitolio. Varios oradores hicieron discursos, argumentando que el monumento bíblico al lado violaba la separación entre Iglesia y Estado.

Cerca de 150 personas participaron en el evento del Templo Satánico. Había un grupo más pequeño de cristianos protestando a unos metros de distancia, sosteniendo carteles con los versículos de la Biblia y cantando himnos.

1 / 4

Please reload

Temas Relacionados

La frase "dios de este mundo" (o "dios de este siglo") indica que Satanás es la mayor influencia sobre los ideales, opiniones, metas, esperanzas, y puntos de vista de la mayoría de las personas. Su influencia abarca también las filosofías del mundo, la educación, y el comercio. Los pensamientos, ideas, especulaciones, y falsas religiones del mundo están bajo su control y han surgido de sus mentiras y engaños.

Satanás también es llamado "el príncipe de la potestad del aire" en 
Efesios 2:2. Él es el "príncipe de este mundo" en Juan 12:31. Estos títulos y muchos más indican las capacidades de Satanás. Afirmar, por ejemplo, que Satanás es el "príncipe de la potestad del aire" es decir que de alguna manera él gobierna el mundo y la gente en ella.

Esto no quiere decir que él gobierna el mundo completamente; Dios es soberano todavía. Pero sí, significa que Dios, en su infinita sabiduría, ha permitido que Satanás opere en este mundo dentro de los límites que Dios ha puesto para él. Cuando la Biblia dice que Satanás tiene poder sobre el mundo, debemos recordar que Dios le ha dado dominio solo sobre los incrédulos. Los creyentes ya no están bajo el imperio de Satanás
(Colosenses 1:13). Por otro lado, los incrédulos, están cautivos en “el lazo del diablo"(2 Timoteo 2:26), están “bajo el maligno" (1 Juan 5:19) y en esclavitud a Satanás (Efesios 2:2).

Por lo tanto, cuando la Biblia dice que Satanás es el "dios de este mundo", no está diciendo que él tiene la autoridad máxima. Da la idea de que Satanás gobierna el mundo incrédulo en forma específica. En 
2 Corintios 4:4, el incrédulo sigue la agenda de Satanás: "el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos". El método engañoso de Satanás incluye promover filosofías falsas en el mundo filosofías que ciegan el incrédulo a la verdad del Evangelio. Las filosofías de Satanás son las prisiones que encarcelan a la gente, y ellos necesitan ser liberados por Cristo.

Un ejemplo de tal filosofía falsa es la creencia de que el hombre puede ganar el favor de Dios por cierto acto o actos. En casi todas las religiones falsas, el merecer el favor de Dios o ganar la vida eterna es un tema predominante. Sin embargo, ganar la salvación por obras, es contrario a la revelación bíblica. El hombre no puede trabajar para ganar el favor de Dios; la vida eterna es un regalo (
Efesios 2:8-9). Y ese regalo está disponible a través de Jesucristo y solo Él (Juan 3:1614:6). Usted puede preguntar por qué la humanidad no sólo recibe el don gratuito de la salvación (Juan 1:12). La respuesta es que Satanás el dios de este mundo ha tentado a la humanidad a seguir su orgullo en su lugar. Satanás establece la agenda, el mundo incrédulo sigue, y la humanidad sigue siendo engañada. No es de sorprender que la Escritura llama a Satanás un mentiroso (Juan 8:44).