Los esfuerzos por 'renaturalizar' el paisaje están cobrando popularidad en algunas partes del mundo, pero los investigadores aseguran que las pruebas científicas que apoyan los beneficios potenciales de este tipo de restauraciones son limitadas. Además, la historia ha demostrado que la introducción de especies nuevas a menudo ha conllevado inesperadas consecuencias negativas para el medio ambiente.

 

En ese sentido, en Siberia los científicos están tratando de reconstruir un ecosistema que se había perdido hace miles de años, introduciendo alces, bisontes, caballos, bueyes almizcleros y renos en un terreno llamado 'Parque del Pleistoceno'.

El director de un grupo de investigación que estudia el fenómeno, David Nogués-Bravo, del Centro de Macroecología, Evolución y Clima de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), asegura en un artículo para la revista 'Current Biology' que la "aplicación de la 'renaturalización' ya está ocurriendo". "Sin embargo, científicamente no estamos al tano sobre sus consecuencias y nos preocupa la ausencia general de pensamiento crítico en torno a estos intentos a menudo muy caros de conservación", asegura.

Nogués-Bravo y su equipo afirman que antes de implementar la 'renaturalización' en el campo como un intento de conservación importante, es necesaria una investigación básica sobre las consecuencias de la modificación de los ecosistemas. El equipo mantiene que los esfuerzos de conservación deberían centrarse en la protección de la biodiversidad y en la reducción de las principales amenazas para el medio ambiente, como la deforestación, el cambio climático y las especies invasoras.

 

Por su parte, Daniel Simberloff, de la Universidad de Tennessee (EE.UU.), subraya el peligro de este fenómeno y destaca que "solo en algunos casos se puede encontrar evidencia de fuertes efectos en cadena de los grandes mamíferos, mientras que otros ejemplos muestran solo efectos débiles o incluso inesperados, puesto que tienen consecuencias dramáticas y negativas. Por lo tanto, abogamos por la precaución y una cuidadosa consideración tanto para los animales 'renaturalizados' y sobre los ecosistemas en los que se colocan".

 

En este contexto, los investigadores aseguran que están explorando la viabilidad, adecuación y los riesgos del 'juego de renaturalización' con especies extintas mediante el estudio de los restos fósiles y su ADN en museos de todo el mundo. Su objetivo es entender los cambios que se han producido en los ecosistemas en los últimos experimentos naturales que se asemejan al proceso de 'renaturalización'.

fuente:RT

1 / 1

Please reload

La evolución es el punto de vista predominante sobre el origen de la vida y del universo expuesto en la coumindad científica y educativa del mundo contemporáneo.  Los que creen en la Biblia deben considerar estas cuatro observaciones en cuanto a la evolución:

 

     1) La evolución es un esfuerzo naturalista por explicar el origen y desarrollo del universo.  Este punto de vista comienza con la suposición de que no hay ningun Creador personal y divino que hizo y formó el mundo; más bien, todo comenzó a existir por una serie de sucesos casuales que ocurrieron durante miles de millones de años.  Los defensores de la evolución afirman que tienen información científica que respalda su hipótesis.

 

     2) La enseñanza de la evolución no es verdaderamente científica.  Según el método científico, deben basarse todas las conclusiones en la prueba irrefutable deducida de experimentos que puedan reproducirse en cualquier laboratorio.  Sin embargo, no se ha ideado ni puede idearse ningún experimento que pruebe y verifique las teorías en cuanto al origen de la materia a partir de una supuesta explosión gigantesca o en cuanto al gradual desarrolo de los seres vivientes  de las formas más simples hasta las más complejas.  Por consiguiente, la evolución es una hipótesis sin "prueba" cientifica y debe aceptarse por fe en las teorías humanas.  La fe del pueblo de Dios, por el contrario, está en el Señor y en su revelación inspirada, la cual afirma que Él es quien hizo todas las cosas de la nada (Hebreos 11:3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.)

 

     3)Es innegable que ocurren cambios y desarrollos dentro de diversas especies de seres vivientes.  Por ejemplo, se están extinguiendo algunas variedades de especies; por otra parte, a veces se ven razas que se forman dentro de las especies.  Pero no hay prueba alguna, ni siquiera en el registro geológico, que respalde la teoría de que alguna vez una "especie" de ser viviente evolucionara de otra "especie".  Más bien, la prueba existente respalda la afirmación bíblica de que Dios creó cada ser viviente "segun su especie" (Génesis 1:21, 24-25 Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. 24 Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. 25 E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno).

 

     4)Los que creen en la Biblia también deben rechazar la teoría llamada evolución teísta.   Esa teoría adopta la mayor parte de las conclusiones de la evolución naturalista, sólo añadiendo que Dios comenzó el proceso evolutivo.  Semejante teoría niega la revelación bíblica que le atribuye a Dios una función activa en todos los aspectos de la creación.  Por ejemplo, todo verbo principal en Génesis capitulo 1 tiene a Dios como sujeto, salvo Génesis 1:12 (en que se cumple la orden de Dios dada en el verso 11) y la frase reiterativa "fue la tarde y la mañana".  Dios no es un pasivo supervisor de un proceso evolutivo: más bien, es el activo Creador de todas las cosas (Colosenses 1:16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.)

 

Genesis 1:27; 2:7-8, 21-23 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.).

La Nasa y la Biblia
Mostrar más
Temas Relacionados:

“Evidencias confirman la existencia de Adán y Eva”, asegura genetista

“La comprensión de que Adán y Eva eran personas reales ayuda a las personas a que se den cuenta de la necesidad de un salvador, porque fueron ellos los que trajeron el pecado”

Una renombrada genetista molecular decidió hacer un documental para mostrar la historicidad de Adán y Eva.  Para ella, los modernos descubrimientos en genética confirman las enseñanzas de la Biblia, de que todos los humanos descienden de una pareja original.

 

La doctora Georgia Purdom tiene un doctorado en genética molecular por la Universidad Estatal de Ohio.  Además de trabajar como profesora de biología, se ha dedicado a apoyar el ministerio de apologética cristiano Answers in Genesis (AiG).

Purdom examina el relato del Génesis sobre los orígenes de la humanidad.  “Uno de los mayores debates es referente a las primeras dos personas, Adán y Eva, si eran reales o productos de mitos”.

 

“Los que afirman que evolucionaron durante millones de años, creen que Adán y Eva, como la Biblia enseña acerca de ellos, no tienen lugar en la historia humana.  Ellos argumentan que la ciencia de la genética demuestra que no podemos ser descendientes de sólo dos personas. 

 

la doctora Purdom argumenta que aceptar la existencia histórica de Adán y Eva, es esencial para una adecuada comprensión del evangelio.  “La comprensión de que Adán y Eva eran personas reales ayuda a las personas a que se den cuenta de la necesidad de un salvador, porque fueron ellos los que trajeron el pecado”.

 

Jesús es la solución al problema del mal, que comenzó en Génesis 3 ( La desobediencia del hombre).  Pablo dejó muy clara la conexión en: Romanos 5 :12-19 y 1 Corintios 15, argumenta.

 

Cuando Adán y Eva pecaron, se produjo de inmediato la muerte moral y espiritual, aunque la muerte física se produjo después.  Dios había dicho: “El día que de él comieres, ciertamente morirás” (Genesis 2:17).  

 

La muerte moral y espiritual ocurrió en seguida que ellos pecaron.  La muerte moral consistía en la muerte de la vida de Dios en ellos, y su naturaleza se volvió pecaminosa; la muerte espiritual significaba que estaba arruinada su anterior relación con Dios.  Desde el pecado de Adán y Eva, cada persona nace con una naturaleza pecaminosa.

 

Romanos 8:5-8 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.  Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.  Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

 

Esa corrupción de la naturaleza humana implica el innato deseo de actuar de manera independiente y egoísta, sin interés por Dios ni los demás, y se ha trasmitido a todos los seres humanos.

 

Genesis 6:5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.

 

Romanos 3:10-18  Como está escrito:  No hay justo, ni aun uno;  No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios.  Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.  Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan.  Veneno de áspides hay debajo de sus labios;  Su boca está llena de maldición y de amargura.  Sus pies se apresuran para derramar sangre;  Quebranto y desventura hay en sus caminos;  Y no conocieron camino de paz.  No hay temor de Dios delante de sus ojos.

 

La Biblia enseña la suprema suficiencia de la redención provista por Cristo Jesus para deshacer los efectos de la caída del hombre.  En resumen, Adán trajo el pecado y la muerte; Cristo trajo la gracia y la vida.

 

Romanos 5:12-19  Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.  Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado.  No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir.  Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.  Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación.  Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.  Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.

 

1 Corintios 15:3-4 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;  y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras.

 

Para la doctora, los cristianos deben estudiar la información científica para que puedan defender la confiabilidad de la Biblia, comenzando con Génesis.  Ella estudia algunos recientes descubrimientos de la genética, que contribuyen a una mayor comprensión del relato de la creación en la Biblia.

 

Ella apunta a la investigación del ADN mitocondrial realizado por la genetista Nathaniel Jeanson. “Esto demuestra claramente que el ancestro común de la humanidad de todos nosotros (Eva bíblica) vivió en el período bíblico de sólo miles de años atrás”.

 

Para los que piden “pruebas” para contradecir las afirmaciones de los evolucionistas, Purdom aclara que la “genética” muestra claramente que los humanos y los chimpancés no comparten un ancestro común.  Hay muchas, diferencias en su ADN que socavan completamente la posibilidad de ascendencia “compartida”.

 

La Humanidad Creada de una sola Línea Sanguínea.  Estudios hechos en 1995 sobre los Cromosomas y, de 38 grupos étnicos diferentes alrededor del mundo arrojaron datos estadísticos de que descendemos de un solo hombre. “Este es el libro de las generaciones de Adán…” (Génesis5:1).

 

Hechos 17:26  Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación.

 

Génesis 2:7 y 3:19  Indica que nuestro cuerpo está hecho del Polvo de la tierra.  Científicos han descubierto que el cuerpo humano se compone de 28 elementos todos encontrados precisamente en la tierra.  Mientras que la evolución no tiene un mecanismo para explicar la evolución de los órganos masculinos y femeninos, la Biblia explica que desde el principio, Dios los hizo en orden para propagar la raza humana y animal.

 

(La Reproducción de las Especies)  Génesis 1:27-28  Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.  Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

 

Marcos 10:6-8 pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer,y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. 

 

Hay barreras genéticas que no permiten a una especie determinada cambiar a otra totalmente distinta. La inmensa variedad de especies conocidas solo producen de acuerdo a su propia especie, a diferencia de lo que supone la teoría evolutiva.

 

Génesis 1:24 (La Vida se Clasifica en Especies)  Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así.

 

El ADN.  Durante los 1950s, Watson & Crick descubrieron el plano genético para la vida. Tres mil años atrás la Biblia hace referencia a este código escrito en cada organismo vivo.  Salmo 139:13-16 “Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas”.