September 01, 2018

Cada vez hay más personas desplazadas en todo el mundo. El número es significativo: 65,6 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en varias zonas de conflicto, causando una crisis humanitaria en todas las regiones del planeta.

Una buena noticia en este escenario caótico es que hubo un gran aumento en la demanda de distribución de biblias entre las personas que anhelan el confort, la esperanza y la curación de Dios.

En el sur de Sudán, donde cuatro millones de personas fueron expulsadas de sus casas, la distribución de las Escrituras aumentó dramáticamente. La Sociedad Bíblica distribuyó más de 250 mil biblias desde el inicio del conflicto, en diciembre de 2013.

Si se compara con el año anterior al inicio de la guerra (2012), se constató un promedio de 6 mil biblias. Tras cuatro años de conflicto en el este de Ucrania, 4,4 millones de personas se encuentran en una grave situación humanitaria, según las Naciones Unidas. El año pasado, la Sociedad Bíblica de Ucrania distribuyó más de 190 mil ediciones de las Escrituras, muchas de ellas para personas afectadas por los combates.

Este grupo de personas incluye refugiados, soldados y pacientes hospitalizados. La mitad de los que fueron distribuidos fueron ediciones especiales del Nuevo Testamento, incluyendo un modelo impermeable a los militares y otro que destaca versos sobre la esperanza.

“En medio de la tensión, las personas buscan el consuelo y la estabilidad encontrados en la Palabra de Dios”, dijo el secretario general de la Sociedad Bíblica, Rev. Oleksandr Babiychuk.

 

Mientras tanto, dos millones de artículos basados ​​en la Biblia, incluyendo más de 350 mil biblias completas fueron distribuidos en Siria, Líbano, Jordania e Irak desde que el conflicto alcanzó la región en 2011.

 

En 2017 un número récord de 200,281 lotes fue distribuido en Siria, con un equipo de cuatro miembros de la Sociedad Bíblica, según la librería de Aleppo que quedó abierta casi todos los días durante los siete años de guerra.

“Durante la Navidad, organizamos nuestra mayor distribución”, dijo George, líder del equipo. “Yo veía a los niños cuando recibían los regalos, creen que la biblia es un regalo especial de Dios, así que damos a los niños la esperanza de que Dios les ayudará en este mal momento".

1 / 33

Please reload

El Evangelio de la Prosperidad
Falsos Cristos
Mostrar más

Mateo 28:19-20

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

 

1ª Corintios 15:1-4: “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;  y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras”.

 

Evangelismo es el estudio de cómo testificar eficazmente y compartir el evangelio con audacia. Considera los elementos básicos del plan de salvación y su presentación con claridad. Enseña como superar la resistencia de diferentes tipos de mentalidades. Explica cómo hacer el seguimiento y presenta las verdades fundamentales que el obrero cristiano tiene que enseñarle al recién convertido.

 

La palabra en español para “evangelismo” viene de la palabra griega, “euangelízo”, la mayoría de las veces traducida en la forma sustantiva, y significa: “‘anunciar buenas nuevas’ (evangelizar) específicamente, el evangelio”.  Además, la palabra griega se traduce también como “predicar”.

 

Evangelismo, o la comunicación del mensaje del evangelio, incluye una advertencia, una explicación y un llamado.

 

  • Advertencia a las personas, acerca del pecado y de las consecuencias del pecado:

    • Juan 16:8: “Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio”.

    • Hechos 24:25: “Pero al disertar Pablo acerca de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Félix se espantó, y dijo: Ahora vete; pero cuando tenga oportunidad te llamaré”.

    • Apocalipsis 20:11-15: "Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo y ningún lugar se halló ya para ellos. Y vi los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios. Los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida. Y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.  El mar entregó los muertos que había en él, y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos, y fueron juzgados cada uno según sus obras.  La muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Ésta es la muerte segunda. 15 El que no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago de fuego.

  • Explicación de la solución de Dios para el pecado: El evangelio:

    • Hechos 8:29-35: "Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro.  Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees?  El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él.  El pasaje de la Escritura que leía era este: Como oveja a la muerte fue llevado; Y como cordero mudo delante del que lo trasquila, Así no abrió su boca.  En su humillación no se le hizo justicia; Mas su generación, ¿quién la contará? Porque fue quitada de la tierra su vida. Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús.

    • Romanos 3:21-26: "Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas;  la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,  siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,  a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados,  con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

    • 2ª Corintios 5:21: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él”.

  • El claro llamado al arrepentimiento: o sea, alejarse del pecado y regresar a Dios creyendo en el evangelio, sólo por fe:

    • Marcos 1:15: “diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio”.

    • Lucas 13:1-5: "En este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos.  Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos?  Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.  O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén?  Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.

    • Hechos 17:29-31: “Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres.  Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;  por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos”.

    • Romanos 1:17: “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá”.

    • Romanos 10:9-13: "que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.