El Templo de Jerusalén (hebreo: בית המקדש, Beit Hamikdash) o el Templo de Salomón fue el santuario principal del pueblo de Israel y contenía en su interior el Arca de la Alianza, el candelabro de los siete brazos y demás utensilios empleados para llevar a cabo el culto hebraico en tiempos de la Edad Antigua.

Se localizaba en la explanada del monte Moriá, en la ciudad de Jerusalén, donde se ubican en la actualidad la Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al-Aqsa.

Titulares sobre el Segundo Templo de Jerusalem 

En la víspera de la fiesta de Pascua, los arqueólogos israelíes descubrieron un fragmento de un dedo en la Ciudad de David hecho de piedra oscura de una estatua egipcia importada que se cree que data de aproximadamente 3.500 años atrás.

 

Según el Dr. Gabriel Barkay, Director del Proyecto de Cernimiento en el Monte del Templo, el fragmento de 3,5 centímetros de largo representa un pequeño dedo humano, como puede verse en la uña diseñada en la parte superior del fragmento. La escultura está hecha de dura piedra negra compuesta de rocas de esquisto y gneis, que fueron las piedras más utilizadas por los escultores en el antiguo Egipto.

 

Barkay sospecha que, puesto que la parte inferior del dedo estaba aplanada, la mano a la que pertenecía estaba colocada a lo largo de otro objeto oa lo largo del cuerpo representado por la estatua, aparentemente una imagen de un dios o un rey. El Dr. Barkay dijo que el fragmento de la estatua puede ser representativo del arte egipcio de la última Edad de Bronce.

 

La tierra de Israel fue controlada por los antiguos egipcios durante la era conocida como el nuevo reino de Egipto (1575-1087 aC). Jerusalén era conocida en aquel tiempo como una ciudad semi-independiente en la provincia egipcia de Canaán, controlada por Egipto a través de una serie de gobernantes locales. El fragmento se une a otra evidencia importante encontrada de la presencia egipcia en Jerusalén durante la Edad de Bronce tardía, como un hombro aparentemente roto de una estatua de una figura humana, amuletos de escarabajo, focas y joyas de estilo egipcio.

 

Además, recientemente se encontró un fragmento jeroglífico de 3.500 años de antigüedad en las colecciones de la École Biblique, que forman parte del monasterio dominicano francés St. Etienne, situado al norte de la Ciudad Vieja. Estos hallazgos pueden indicar la existencia de un templo egipcio en Jerusalén en la zona del monasterio cerca de la Puerta de Damasco, que data aproximadamente del siglo XIII aC. El proyecto de cernido en el Monte del Templo fue fundado en 2004 por el Dr. Gabriel Barkay y Zachi Dvira bajo los auspicios de la Universidad Bar-Ilan en respuesta a la remoción ilegal del Waqf islámico de toneladas de tierra llena de antigüedades desde el Monte del Templo en 1999. Desde Entonces, voluntarios y profesionales de tamiz han desenterrado miles de artefactos, incluyendo más de 600 segmentos de baldosas de piedra de color, más de 100 de los cuales han sido firmemente fechado al período del Segundo Templo.

 

El fragmento de dedo representa otro de los hallazgos significativos descubiertos por el proyecto de cernido en el Monte del Templo que ayudan a reconstruir la historia de la antigua Jerusalén.

1 / 5

Please reload

El Muro de los Lamentos es el lugar más sagrado del judaísmo por ser el único vestigio actual del Templo de Jerusalén. Su nombre en hebreo, Kotel Hamarab, significa “muro occidental”. Según la tradición judía, cuando las legiones del emperador Tito destruyeron el Templo, sólo una parte del muro exterior quedó en pie. Tito dejó este muro para que los judíos tuvieran el recuerdo amargo de que Roma había vencido a Judea (de ahí el nombre de Muro de las Lamentaciones). 

Sin embargo, el pueblo judío cree que su permanencia es una evidencia de una promesa hecha por Dios, según la cual siempre quedaría en pie al menos una parte del Templo, como señal alianza perpetua con el pueblo judío. Los judíos elevan oraciones a Dios frente al Kotel Hamarab pues consideran que este es el lugar más sagrado de la Tierra al que pueden acceder en la actualidad. Sin embargo el lugar más sagrado para ellos sería el Lugar Santísimo, al que no pueden llegar porque es donde está situada la Explanada de las Mezquitas.

evidencia arqueológica del campo de batalla y ruptura de la tercera pared que rodeaba a Jerusalén al final del período del Segundo Templo hace 2.000 años fue descubierto recientemente por la Autoridad de Antigüedades de Israel.

En 1967 concluyó la Guerra de los Seis Días, sólo unos pocos días antes de Shavuot. Israel había recuperado el Muro Occidental, y por primera vez en 19 años los judíos tenían acceso al área que rodea al Monte del Templo, el sitio más sagrado del judaísmo. En Shavuot mismo, el Muro Occidental se abrió para los visitantes, y en ese memorable día más de 200,000 judíos viajaron a pie al Muro Occidental (en Jerusalem los autobuses no transitan en las festividades judías).

1 Reyes 6 (2 Cronicas 3.1-14) Salomón edifica el templo

En el año cuatrocientos ochenta después que los hijos de Israel salieron de Egipto, el cuarto año del principio del reino de Salomón sobre Israel, en el mes de Zif, que es el mes segundo, comenzó él a edificar la casa de Jehová. La casa que el rey Salomón edificó a Jehová tenía sesenta codos de largo y veinte de ancho, y treinta codos de alto.  Y el pórtico delante del templo de la casa tenía veinte codos de largo a lo ancho de la casa, y el ancho delante de la casa era de diez codos.  E hizo a la casa ventanas anchas por dentro y estrechas por fuera. Edificó también junto al muro de la casa aposentos alrededor, contra las paredes de la casa alrededor del templo y del lugar santísimo; e hizo cámaras laterales alrededor. El aposento de abajo era de cinco codos de ancho, el de en medio de seis codos de ancho, y el tercero de siete codos de ancho; porque por fuera había hecho disminuciones a la casa alrededor, para no empotrar las vigas en las paredes de la casa. Y cuando se edificó la casa, la fabricaron de piedras que traían ya acabadas, de tal manera que cuando la edificaban, ni martillos ni hachas se oyeron en la casa, ni ningún otro instrumento de hierro. La puerta del aposento de en medio estaba al lado derecho de la casa; y se subía por una escalera de caracol al de en medio, y del aposento de en medio al tercero. Labró, pues, la casa, y la terminó; y la cubrió con artesonados de cedro. Edificó asimismo el aposento alrededor de toda la casa, de altura de cinco codos, el cual se apoyaba en la casa con maderas de cedro. Y vino palabra de Jehová a Salomón, diciendo: Con relación a esta casa que tú edificas, si anduvieres en mis estatutos e hicieres mis decretos, y guardares todos mis mandamientos andando en ellos, yo cumpliré contigo mi palabra que hablé a David tu padre; y habitaré en ella en medio de los hijos de Israel, y no dejaré a mi pueblo Israel. Así, pues, Salomón labró la casa y la terminó. Y cubrió las paredes de la casa con tablas de cedro, revistiéndola de madera por dentro, desde el suelo de la casa hasta las vigas de la techumbre; cubrió también el pavimento con madera de ciprés. Asimismo hizo al final de la casa un edificio de veinte codos, de tablas de cedro desde el suelo hasta lo más alto; así hizo en la casa un aposento que es el lugar santísimo. La casa, esto es, el templo de adelante, tenía cuarenta codos. Y la casa estaba cubierta de cedro por dentro, y tenía entalladuras de calabazas silvestres y de botones de flores. Todo era cedro; ninguna piedra se veía. Y adornó el lugar santísimo por dentro en medio de la casa, para poner allí el arca del pacto de Jehová. El lugar santísimo estaba en la parte de adentro, el cual tenía veinte codos de largo, veinte de ancho, y veinte de altura; y lo cubrió de oro purísimo; asimismo cubrió de oro el altar de cedro. De manera que Salomón cubrió de oro puro la casa por dentro, y cerró la entrada del santuario con cadenas de oro, y lo cubrió de oro. Cubrió, pues, de oro toda la casa de arriba abajo, y asimismo cubrió de oro todo el altar que estaba frente al lugar santísimo. Hizo también en el lugar santísimo dos querubines de madera de olivo, cada uno de diez codos de altura. Una ala del querubín tenía cinco codos, y la otra ala del querubín otros cinco codos; así que había diez codos desde la punta de una ala hasta la punta de la otra. Asimismo el otro querubín tenía diez codos; porque ambos querubines eran de un mismo tamaño y de una misma hechura. La altura del uno era de diez codos, y asimismo la del otro. Puso estos querubines dentro de la casa en el lugar santísimo, los cuales extendían sus alas, de modo que el ala de uno tocaba una pared, y el ala del otro tocaba la otra pared, y las otras dos alas se tocaban la una a la otra en medio de la casa. Y cubrió de oro los querubines. Y esculpió todas las paredes de la casa alrededor de diversas figuras, de querubines, de palmeras y de botones de flores, por dentro y por fuera. Y cubrió de oro el piso de la casa, por dentro y por fuera. A la entrada del santuario hizo puertas de madera de olivo; y el umbral y los postes eran de cinco esquinas. Las dos puertas eran de madera de olivo; y talló en ellas figuras de querubines, de palmeras y de botones de flores, y las cubrió de oro; cubrió también de oro los querubines y las palmeras. Igualmente hizo a la puerta del templo postes cuadrados de madera de olivo. Pero las dos puertas eran de madera de ciprés; y las dos hojas de una puerta giraban, y las otras dos hojas de la otra puerta también giraban. Y talló en ellas querubines y palmeras y botones de flores, y las cubrió de oro ajustado a las talladuras. Y edificó el atrio interior de tres hileras de piedras labradas, y de una hilera de vigas de cedro.  En el cuarto año, en el mes de Zif, se echaron los cimientos de la casa de Jehová. Y en el undécimo año, en el mes de Bul, que es el mes octavo, fue acabada la casa con todas sus dependencias, y con todo lo necesario. La edificó, pues, en siete años. 

El Primer Templo Judío de Jerusalén, mejor conocido como el Templo de Salomón, se trató de una majestuosa y costosísima inversión de su tiempo. Inclusive muchísimo más costosa que cualquier edificio de la modernidad. Una real y magnifica obra de esplendor y excelencia dedicada para el Dios de Abraham, Isaac y Jacob.
 

El templo de Salomón fue construido para sustituir el Tabernáculo. Mientras que el primero era portátil y temporal, el segundo era fijo y permanente. Sin embargo, fue saqueado por Sheshonq I en 925 a. C. y destruido por los babilonios durante el segundo asedio de Nabucodonosor II a Jerusalén en 587 a. C., 

Temas Relacionados:

El Tercer Templo
Mostrar más