Un objeto desconocido "masivo y denso" ha perforado un enorme agujero 'de bala' en la corriente estelar más larga de nuestra galaxia, GD-1, sostiene Ana Bonaca, investigadora del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian (EE.UU.), que presentó sus hallazgos en la reciente conferencia de la American Physical Society en Denver. 

 

Las corrientes estelares son líneas de estrellas que se mueven juntas a través de las galaxias. En condiciones normales, tienen una densidad casi uniforme, pero la científica detectó "un sitio probable de perturbación" en una de estas estructuras. "La morfología en el cielo sugiere un encuentro reciente y cercano con un perturbador masivo y denso", señala Bonaca en un resumen de su trabajo.

Sin embargo, no está claro qué exactamente causó el agujero. "No podemos relacionar [el impactador] a ningún objeto luminoso que hayamos observado", señaló la astrofísica en declaraciones a LiveScience.

En primer lugar, el objeto es "mucho más masivo" que una estrella, "algo así como un millón de veces la masa del Sol", explica Bonaca, agregando que "simplemente no hay estrellas de esa masa", por lo que se puede descartar esta hipótesis.

Por otra parte, si fuera un agujero negro, "sería un agujero negro supermasivo del tipo que encontramos en el centro de nuestra propia galaxia", continúa la científica. Como no hay signos de existencia de un agujero negro supermasivo en la vecindad, Bonaca apunta a una bola de materia oscura como "candidato plausible".

De ser cierto, sería un descubrimiento emocionante para los científicos, ya que les brindaría la oportunidad de estudiar la elusiva materia oscura. Sin embargo, la investigadora admite que es demasiado pronto para descartar cualquier otra posibilidad.

"Podría ser un objeto luminoso que desapareció en alguna parte, y se esté escondiendo en algún lugar de la galaxia", sugiere Bonaca, para concluir que "es una bala densa de algo".

1 / 24

Please reload

Temas  Relacionados:

Señales en la Tierra
El Apocaipsis
Mostrar más

la Biblia relata una historia apocalíptica muy diferente a las que vemos en las películas de Hollywood o las versiones científicas.

Tanto el cine como la ciencia, generalmente  proponen que 'un único evento catastrófico' lo destruirá todo; tal vez unos pocos logran sobrevivir (incluyendo el héroe y su bella pareja) y así continuar la raza humana en un planeta devastado y desolado.

En cambio, la Biblia nos habla de una compleja pero muy coordinada secuencia de eventos. Estos van incrementando en intensidad hasta alcanzar su punto final.

El evento usualmente conocido como “el fin del mundo” es descrito en 2 de Pedro 3:10  “Los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos serán destruidos con fuego intenso, y la tierra y las obras que hay en ella serán quemadas.” Esta es la culminación de una serie de eventos conocidos como “el día del Señor,” el tiempo cuando Dios intervendrá en la historia humana para Su juicio. En ese tiempo, todo lo que Dios ha creado, “los cielos y la tierra” (Génesis 1:1), será destruido por Él. 

Primeramente, será catastrófico en su alcance. Los “cielos” se refiere al universo físico – las estrellas, planetas y galaxias –  Todos los elementos que conforman el universo, serán destruidos con “intenso calor” (2 Pedro 3:12). Este también será un evento ruidoso, descrito en diferentes versiones de la Biblia como un “gran estruendo” (LBLA), “estruendo espantoso” (NVI), “grande estruendo” (RV-60), “un ruido espantoso” (DHH). No habrá duda de lo que estará sucediendo. Todos lo verán y oirán porque también se nos ha dicho que “la tierra y las obras que hay en ella serán quemadas.”

Entonces Dios creará un “cielo nuevo y una tierra nueva”
(Apocalipsis 21:1), la cual incluirá a la “Nueva Jerusalén (v.2), la ciudad capital del cielo; un lugar de perfecta santidad, la cual descenderá del cielo a la nueva tierra. Esta es la ciudad donde los santos –aquellos cuyos nombres fueron escritos en el “libro de la vida del Cordero” (Apocalipsis 13:8) – vivirán para siempre. Pedro se refiere a esta nueva creación como “en los cuales mora la justicia.” (2 Pedro 3:13).

Lucas 21:25-28 "Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.  Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria.  Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca."

 

Isaias 34:4 "Y todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera". Porque en los cielos se embriagará mi espada; he aquí que descenderá sobre Edom en juicio, y sobre el pueblo de mi anatema.