April 26, 2020

La migración de esos insectos que fue calificada por un obispo keniano como una "plaga bíblica" por haber abandonado a Dios, empezó en enero y, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (ONUAA), dejó sin medios de existencia a cerca de un millón de habitantes de Kenia.

Kenia no es el único país amenazado por las langostas, que también han hecho estragos en Etiopía, Somalia, Sudán del Sur, Uganda y Tanzania. En total, en estas naciones hay 20,2 millones de personas que se enfrentan a una "grave inseguridad alimentaria", y la cifra podría aumentar tras el devastador paso de estos insectos, afirma la ONUAA.

La proliferación de las langostas se ve favorecida por una temporada de lluvias extremadamente húmeda, y la organización pronostica que podría ir a más.

"La langosta del desierto se considera la plaga migratoria más destructiva del mundo. [...] La FAO estima que el número de langostas podría multiplicarse por 20 durante la próxima temporada de lluvias a menos que se intensifiquen las actividades de control", advierte ONUAA.

La plaga provocó la pérdida de más de 356.000 toneladas de cereales, tales como sorgo, maíz y trigo, anunció el lunes la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que advierte sobre una segunda invasión de insectos que podría ser aún más destructiva para la región.

Miles de millones de langostas del desierto avanzaron en febrero a través de gran parte de África Oriental, incluyendo Etiopía, Somalia, Kenia, Yibuti, Eritrea, Tanzania, Sudán, Sudán del Sur y Uganda. Su gran reproducción es favorecida por una de las temporadas de lluvias más húmedas en la región en las últimas cuatro décadas. 

Estos insectos pueden desplazarse unos 150 kilómetros al día y devorar diariamente cultivos equivalentes a su propio peso corporal.

La plaga también redujo enormemente la cantidad de tierra disponible en Etiopía para el pastoreo de ganado, según la FAO. Alrededor del 75 % de los etíopes que requieren asistencia alimentaria de emergencia viven en los estados de Somali y Oromia, al oeste del país.

A la crisis provocada por los insectos se suma la débil asistencia médica del país, que pronto podría afrontar un brusco incremento de casos de coronavirus.

"Es fundamental proteger los medios de vida de la población afectada, especialmente ahora que la situación se agrava por la crisis del covid-19," señaló Fatouma Seid, la representante de la FAO en Etiopía.

De momento, Etiopía registra solo 82 casos de coronavirus, pero las pruebas de detección son limitadas y los expertos temen que el país, como otros en la región, podría ser desbordado por una gran incremento de contagios.

1 / 8

Please reload

 

LA PROFECIA COBRA VIDA

 

Los discípulos de Jesús le preguntaron: "¿Qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?" En respuesta, Jesús citó una serie de hechos específicos que se harían manifiestos en el escenario mundial, entre ellos "guerras y rumores de guerras… pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares" (Mateo 24:3-7; ver también Marcos 13:8).

 

En su famosa profecía sobre los cuatro jinetes, el apóstol Juan advirtió que los tiempos antes de la Segunda Venida de Cristo estarían marcados por una escasez de alimentos y una gran hambre, un caballo negro; además de violencia,  y enfermedades que segarán la vida de la cuarta parte de la población mundial (Apocalipsis 6:1-8).

 

Jesús se refirió a estas catástrofes mundiales como el "principio de dolores" que precedería a calamidades aun peores sobre las naciones pecadoras y rebeldes de la Tierra (Mateo 24:8). La Biblia revela el duro significado profético de los fenómenos meteorológicos que anunciarán el pronto regreso de Jesucristo.

 

Lamentaciones 4:8-9 "Oscuro más que la negrura es su aspecto; no los conocen por las calles; Su piel está pegada a sus huesos, seca como un palo. Más dichosos fueron los muertos a espada que los muertos por el hambre; Porque éstos murieron poco a poco por falta de los frutos de la tierra.

 

Lamentaciones 5:10 "Nuestra piel se ennegreció como un horno A causa del ardor del hambre".

 

Los científicos han identificado varios factores humanos y físicos que amenazan al mundo con la perspectiva de hambrunas extensas. En cambio, solamente la Biblia ofrece la perspectiva vital que brilla por su ausencia en los análisis noticiosos. Las Sagradas Escrituras revelan que viene sobre la Tierra un tiempo de juicio, especialmente para las naciones que le han dado la espalda a Dios.

 

Trágicamente, millones de personas se han dejado engañar, creyendo que no hay Dios y que las leyes divinas son una "cosa extraña", anticuada, abolida y sin razón de ser en nuestros días.  El profeta Joel predijo que justo antes del regreso de Cristo se suspendería el suministro de alimentos y los depósitos quedarían en ruinas debido a condiciones climáticas extremas y otras catástrofes. (Joel 1:8-20  ver más "La Tierra Seca")

 

Ya suman miles las que dependen de esas cosechas y que han muerto de hambre y diversos males relacionados con la desnutrición. Y en nuestro mundo cada vez menos cristiano, pocos saben que las profecías bíblicas predijeron desde hace mucho tiempo que tales serían las condiciones reinantes justo antes del regreso de Jesucristo a la Tierra. Las antiguas profecías están cobrando vida, ¡a plena vista!

 

Los informes noticiosos de todo el mundo hablan de oleadas de calor sin precedentes, sequías extensas, inundaciones y una violencia sin tregua que han reducido las cosechas en regiones normalmente productivas de los Estados Unidos, Sudáfrica, Australia y Rusia. Como resultado, millones de personas afrontan peligrosa escasez de alimentos.

Temas Relacionados

Calentamiento Global
La Tierra Seca
Mostrar más