Mientras que los críticos de la Biblia afirman que las historias bíblicas son improbables y carecen de hechos básicos, los científicos y arqueólogos están descubriendo que, en muchos casos, la Biblia es una guía precisa para sus investigaciones.