Genesis 15:18-19 "En aquel día el  Señor  hizo un pacto con Abram, diciendo:” A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el gran río, el río Eufrates,  la tierra de los quenitas, los cenezeos, los kadmonitas, los hititas, los ferezeos, los refaítas,  los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos. “

August 02, 2018

Luego de que insurgentes hutíes de Yemen atacaran a buques petroleros en el estrecho de Bab el Mandeb, Israel ha advertido a Irán de consecuencias militares a gran escala en caso de que intente bloquear la entrada al mar Rojo, según se desprende de las declaraciones del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu.

"Estoy seguro de que Irán se enfrentará a una coalición internacional que estará decidida a evitar el bloqueo", aseveró Netanyahu respecto al estrecho que conecta el mar Rojo con el golfo de Adén. "Esta coalición también incluirá a todas las ramas militares de Israel", añadió el primer ministro este miércoles durante un desfile en la ciudad israelí de Haifa, cita Reuters.

En el mismo evento, el ministro israelí de Defensa, Avigdor Lieberman, indicó que Tel Aviv "supo recientemente de las amenazas de dañar barcos israelíes en el mar Rojo". Lo cierto es que Teherán no ha amenazado con bloquear Bab el Mandeb, pero ha afirmado que cortaría el transporte por el estrecho de Ormuz —al lado opuesto de la península Arábiga— si EE.UU. tiene éxito en sus intentos de evitar la exportación del petróleo iraní.

Hace una semana, un barco que navegaba por Bab el Mandeb sufrió daños leves por el ataque de los hutíes yemeníes, que reciben apoyo de Irán de acuerdo con la acusación de la coalición internacional liderada por Arabia Saudita. Tras el incidente, ese país anunció la suspensiónde los envíos de petróleo a través del estrecho hasta que se garantice la seguridad en la ruta.

1 / 1

Please reload

Temas Relacionados:
70 Semanas de Daniel
Israel la Señal de la Higuera
Israel Reloj Profético de Dios
expetativas del Mesías
Jerusalem un puente entre mundos
El Regreso de los Judios
Jerusalem Rodeada de Ejércitos
El Arrebatamiento
La Gran Tribulacion
Israel y las Naciones
Show More

El Mar Rojo es un Angosto mar que separa la Pení­nsula Arábiga del Africa, y que se divide en el norte en 2 golfos separados por la pení­nsula de Sinaí­ (Exodo 15:4, 22;). El Mar Rojo, desde Suez hasta el estrecho de Bab el-Mandeb, tiene unos 2,100 km de largo y unos 240 km de ancho, pero sólo sus 2 golfos del norte desempeñan un papel en la historia bí­blica. El brazo occidental, también conocido con el nombre de Golfo de Heroopolis, y ahora llamado Golfo de Suez, tiene unos 290 km de larco y un ancho promedio de 32 km. El brazo oriental, conocido como el Golfo de Aqaba, tiene unos 175 km de largo y un ancho promedio de 24 km.

En los textos antiguos no se le da este nombre, simplemente se le llama el mar, como en Exodo 14, o mar de Suf, yam sûf, es decir, mar de las cañas, Exodo 15, nombre que se debe a la abundancia de juncos en el extremo norte del brazo occidental del mar.   En Isaias 11:15 se lo llama “Mar de Egipto”.  El Mar Rojo es muy conocido por su relación con la historia del éxodo,* el cual los israelitas cruzaron a pie en seco después que las aguas se dividieron milagrosamente. Esta ví­a de escape para los perseguidos fue a la vez la tumba de los perseguidores egipcios (Exodo 13:18; 14:21-31; cf Isaias 11:15). Parece que este cruce se efectuó cerca del extremo norte del Golfo de Suez, aunque es difí­cil ubicar el lugar exacto. Por otra parte, el Golfo de Aqaba es obviamente el otro brazo del Mar Rojo que se relaciona con el relato de la peregrinación por el desierto, después que dejaron el monte Sinaí­ (Num 21:4; Deuteronomio 1:40). Los israelitas estuvieron en Ezión-geber* y Elat, 2 lugares en el extremo norte de este golfo, en su camino a la Transjordania (Deu 2:8;). En tiempos de Salomón, Ezión-geber fue un importante puerto del cual salí­an expediciones navales del reino hacia el paí­s de Ofir. 

La ubicación de Israel afectó en gran manera lo que le sucedería a través de los siglos ya que se asienta de manera incómoda en medio de la "Medialuna Fértil" (que incluye Egipto, Turquía, Jordania, Iraq, e Irán).  Esta región fue la autentica matriz de la humanidad, la cuna de la civilización.  

Por su localización estratégica, fue un puente de tierra entre Asia y África, un lugar de encuentro y un Campo de batalla para muchas potencias de la antigüedad (Egipto, Asiria, Babilonia, Medo-persa, Grecia y Roma.). Hoy en día continúa siendo una de las regiones del mundo geopolíticamente más importante y más sensibles.

El interés bíblico en Canaán comienza con el llamado de Abraham en Genesis 12.  Su viaje a Canaán se produjo aproximadamente en el 2092 a.C.  Él había partido con anterioridad junto con su familia de su hogar en Ur de los caldeos en la Mesopotamia, pero permaneció en Harán, donde falleció su padre Tare. Con su esposa Sarai y su sobrino Lot llegó finalmente a Canaán. Abraham recibió una promesa de parte De Dios de que la tierra de Canaán les sería Ada a sus descendiente para siempre.

El mayor reconocimiento de Israel como nación soberana y ordenada por Dios es un elemento central en la serie de eventos que precederán el regreso de Jesucristo. 

Aquí hay más contexto para ayudar a comprender mejor lo que está sucediendo:

Genesis 15:18-20 ”En aquel día el  Señor  hizo un pacto con Abram, diciendo:” A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el gran río, el río Eufrates,  19  la tierra de los quenitas, los cenezeos, los kadmonitas, los hititas, los ferezeos, los refaítas,  los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos.“

Dios reitera su promesa a Isaac, hijo de Abraham en Génesis 28:13: “Y he aquí, el SEÑOR estaba sobre ella, y dijo: Yo soy el SEÑOR, Dios de Abraham tu padre, y Dios de Isaac. La tierra en la que mientas te daré a ti y a tu descendencia"

Las promesas se vuelven más específicas a medida que avanzamos en Éxodo en la Biblia.

En Éxodo 23:31, Dios detalla la propiedad exacta y confinada que debe pertenecer a los israelitas, declarando: “Estableceré tu frontera desde el mar Rojo hasta el mar de los filisteos, y desde el desierto hasta el Eufrates, porque yo Daré a los habitantes de la tierra en tu mano, y los expulsarás delante de ti. 

Sin entrar en una historia bíblica detallada de la difícil situación de los israelitas, es importante señalar algunos eventos clave que contribuyen a la creencia evangélica y “sionista”  de que el resurgimiento del estado de Israel ha ocurrido de acuerdo con un mandato divino En Números 34, Dios le ordena a Moisés que conduzca a los israelitas fuera del éxodo y entre a la tierra de Canaán (que se encuentra en el Líbano, Siria, Jordania e Israel actuales). El pasaje dice:

El  Señor le  dijo a Moisés,  “Manda a los israelitas y diles: ‘Cuando entren a Canaán, la tierra que les será asignada como herencia tendrá estos límites: “‘Tu lado sur incluirá parte del desierto de Zin a lo largo del borde de Edom. Su límite sur comenzará en el este desde el extremo sur del Mar Muerto,  cruzará al sur de Scorpion Pass, continuará hacia Zin e irá hacia el sur de Cades Barnea. Luego irá a Hazar Addar y más a Azmon, donde girará, se unirá al Wadi de Egipto y terminará en el Mar Mediterráneo. “‘Su límite occidental será la costa del Mar Mediterráneo. Este será su límite en el oeste.  “‘Para su límite norte, corre una línea desde el Mar Mediterráneo hasta el Monte Hor   y desde el Monte Hor hasta Lebo Hamat. Entonces el límite irá a Zedad,   continuará a Ziphron y terminará en Hazar Enan. Este será su límite en el norte. “‘Para tu límite oriental, pasa una línea desde Hazar Enan a Shepham.  El límite bajará de Shepham a Riblah en el lado este de Ain y continuará a lo largo de las laderas al este del Mar de Galilea.  Entonces el límite descenderá a lo largo del Jordán y terminará en el Mar Muerto.  “‘Esta será tu tierra, con sus límites en cada lado'”.

De nuevo, este fue un comando específico y severo, que establecía la tierra que iba a estar bajo el gobierno de Israel. Tenga en cuenta que al final del pasaje se lee que Dios “asignó la herencia a los israelitas en la tierra de Canaán”. Muchos evangélicos verían este pasaje como un claro cumplimiento de la promesa profética hecha en Deuteronomio 1: 8: en la cual Dios delcaro: “Te he dado esta tierra. Entra y toma posesión de la tierra que el  Señor  juró que le daría a tus padres, a Abraham, Isaac y Jacob, y a sus descendientes después de ellos “.

“Cuando hablamos de Tierra Santa, la promesa de Dios de Tierra Santa, estamos hablando de bienes raíces a ambos lados del río Jordán. Entonces la sensación de un Israel más grande y el expansionismo es realmente importante para esta comunidad “,  “Jerusalén es fundamental para eso. Es visto como una capital histórica y bíblica “.

Consideremos también Ezequiel  47: 13-20, donde el Señor define los  “límites de la tierra” que deben asignarse a Israel. ” Debido a que juré con la mano levantada para dárselo a tus antepasados, esta tierra se convertirá en tu herencia”, dice Dios.  Este es el límite de la tierra:  “En el lado norte correrá desde el mar Mediterráneo por la ruta de Hethlon pasando Lebo Hamath a Zedad,   Berothah y Sibraim (que se encuentra en el límite entre Damasco y Hamat), hasta Hazer Hattikon, que está en camino. el borde de Hauran.  El límite se extenderá desde el mar hasta Hazar Enan, a lo  largo del límite septentrional de Damasco, con el límite de Hamat al norte. Este será el límite norte. “En el lado del oriente el límite correrá entre Hauran y Damasco, a lo largo del Jordán entre Galaad y la tierra de Israel, hasta el Mar Muerto y hasta Tamar.  Este será el límite oriental.  “En el lado sur correrá desde Tamar hasta las aguas de Meribah Cades, luego a lo largo del Wadi de Egipto hasta el Mar Mediterráneo. Este será el límite sur. “En el lado oeste, el Mar Mediterráneo será el límite de un punto opuesto a Lebo Hamath. Este será el límite occidental .

En el mapa a continuación, puede ver el límite según lo establecido por estos dos pasajes bíblicos.

En un segundo mapa a continuación, puede ver lo que muchos creen que es una base bíblica de la tierra que Dios le dio a su pueblo elegido.

Según, el mapa incluye toda la tierra en la orilla oeste del río Jordán (incluyendo Judea y Samaria o “Cisjordania”). También incluye un área en la orilla este del río Jordán (donde está el sur de Jordania), así como el extremo sur del Líbano y una parte del sur de Siria.

Las escrituras del Nuevo Testamento no solo afirman el pacto abrahámico, sino que confirman la misión histórica de Israel.

2 Crónicas 6: 5-6  “Desde el día que saqué a mi pueblo de la tierra de Egipto, no escogí ninguna ciudad en todas las tribus de Israel para construir una casa, para que mi nombre pudiera estar allí, y yo no escogí a ningún hombre como príncipe sobre mi pueblo Israel;  pero yo he escogido a Jerusalén para que mi nombre esté allí y he elegido a David para que esté sobre mi pueblo Israel “.

Ezequiel 37: 2  “Y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel”. Y un rey será rey sobre todos ellos, y no serán más dos naciones, y ya no serán divididos en dos reinos “.

Joel 3: 2  “Reuniré a todas las naciones y las reduciré al valle de Josafat. Y allí entraré en juicio con ellos, en nombre de mi pueblo y de mi heredad Israel, porque los dispersaron entre las naciones y dividieron mi tierra “.

Amos 9: 14-15 Restauraré las fortunas de mi pueblo Israel, y reedificarán las ciudades arruinadas y las habitarán; plantarán viñas y beberán su vino, y harán jardines y comerán sus frutos. Los plantaré en su tierra, y nunca más serán desarraigados de la tierra que les di, “dice el  Señor  tu Dios”

 

Toda esta base de las escrituras son interesante, por hecho de que  confirman la importante decisión que tomo el presidente de EE.UU. Donal Trump  en diciembre pasado para reconocer a Jerusalén como la capital oficial de Israel.  Al consagrar a Jerusalén como la  “capital eterna” del pueblo judío, es un hecho que confirma  la profecía bíblica.

 

Si está convencido de que la repatriación del pueblo judío al estado de Israel es algo que debe ocurrir en la secuencia de eventos que conducen al regreso de Cristo,  No hay duda de que el reconocimiento histórico alentará a más judíos a regresar a Jerusalén, lo que podría decirse que está de acuerdo con la profecía bíblica.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pronunció un discurso en la ceremonia inaugural de la embajada estadounidense en Jerusalén el 14 de mayo 2018. El padre de Netanyahu era un “sionista revisionista” que creía que Israel debería existir en ambos lados del río Jordán y rechazó cualquier compromiso sobre las fronteras terrestres . 

“Los creyentes gentiles han sido injertados en Israel por fe, y mientras el pacto mosaico se ha cumplido a través de la muerte y resurrección de Jesús, el pacto abrahámico (la promesa de Dios de hacer una gran nación de descendientes de Abraham y bendecirlos con tierra) continúa soportando “,  “En pocas palabras, Dios no ha terminado con los judíos, y el futuro del cristianismo gentil está estrechamente ligado al cumplimiento de las promesas de Dios a Israel”.

Miremos las palabras del presidente Trump el día de la inauguración de la embajada:

“Casi inmediatamente después de declarar la estadidad en 1948, Israel designó a la ciudad de Jerusalén como su capital. La capital que el pueblo judío estableció en la antigüedad. Muy importante.  Hoy, Jerusalén es la sede del gobierno de Israel. Es el hogar de la legislatura israelí y la corte suprema de Israel y el primer ministro y presidente de Israel. Israel es una nación soberana con el derecho, como cualquier otra nación soberana, de determinar su propio capital.  Hoy, seguimos este reconocimiento y abrimos nuestra embajada en la tierra histórica y sagrada de Jerusalén. Esta ciudad y toda su nación es un testimonio del espíritu irrompible del pueblo judío “.  

 

“En lo que concierne a Dios, Jerusalén ha sido la capital eterna e indivisa desde el reinado de David”,  La geografía es todo en Israel, y lo ha sido durante siglos. El establecimiento de un estado judío y la subsiguiente expansión de sus fronteras ha sido visto como el favor y protección prometidos de Dios, por no mencionar el continuo descubrimiento de la historia bíblica debajo de la tierra de esta tierra sagrada. “Donde quiera que pongas una pala en el suelo de Jerusalén, encontrarás raíces judías y conexiones con historias bíblicas”.

A medida que los judíos siguen regresando a la tierra a lo largo de los años, podría argumentarse que Dios está atrayendo a su pueblo a la “tierra prometida”, como lo atestiguan las Escrituras. Como resultado, muchos líderes judíos creen que tienen una clara prerrogativa bíblica que los impulsa a rechazar la intervención de las Naciones Unidas al decidir sobre la asignación de tierras.

“Jerusalén ha sido objeto del afecto de judíos y cristianos a lo largo de la historia y la piedra de toque de la profecía”.