La Policía ha encontrado este miércoles entre 40 y 60 cadáveres almacenados sin refrigeración en varios camiones frente a una funeraria de Brooklyn en Nueva York y en el suelo del edificio, tras recibir llamadas de vecinos quejándose del mal olor, informa The New York Post, citando fuentes policiales. Otros medios locales hablan sobre unos 50 cuerpos hallados en estado de descomposición en los camiones.

Los agentes han abierto una investigación al respeto. John DiPietro, dueño de una propiedad cercana, comentó al periódico que según sus observaciones los cuerpos llevaban varias semanas en aquellos camiones en medio de la pandemia del nuevo coronavirus.

La funeraria Andrew T. Cleckley explicó a los policías que los cadáveres tenían que ser trasladados a un crematorio, pero nadie llegó a recogerlos, comentaron fuentes del citado medio. Los cuerpos estaban en camiones alquilados, que normalmente se utilizan para las mudanzas, con el hielo colocado dentro para su mantenimiento.

Un oficial detalló a AP que la funeraria logró encontrar un camión con refrigeración más tarde aquel día. Otro comentó a The New York Times que la funeraria empezó a almacenar cadáveres en camiones después de que su refrigerador dejara de funcionar debidamente.

De momento las autoridades no han podido precisar de qué murieron las personas cuyos cuerpos hallaron en los camiones y cuántos de ellos fallecieron por coronavirus.

1 / 10

Please reload

Científicos comprueban la existencia del ALMA

TESTIMONIOS:

1 / 1

Please reload

Temas Relacionados
Coronavirus
coronavirus ¿Que debes Saber?
El Arrebatamiento
La Gran Tribulación
Show More

La descripción bíblica de la muerte no es un resultado normal de procesos naturales. La Biblia más bien presenta la muerte humana con la reafirmación de que algo ha cambiado en el orden creado por Dios.  Sin embargo, las Escrituras no la presentan con la terminación desesperanzada  de la conciencia humana sino que, por el contrario, se caracteriza por la esperanza de resurrección.  

 

Los eruditos bíblicos agrupan las enseñanzas de la Biblia acerca de la muerte en tres categorías diferentes pero interrelacionadas:  física, espiritual y ETERNA.

Vida Eterna es La vida en su plenitud, con duración infinita y caracterizada por una relación constante con Dios.  Este immportante concepto del Nuevo Testamento se enfatiza en el Evangelio de Juan, pero también aparece en los otros Evangelios y en los escritos de Pablo.

En el nuevo Testamento, la vida eterna elimina las fronteras con la muerte.  Esta todavía es un enemigo, pero quien tiene vida eterna ya experimenta el tipo de existencia que nunca cesará.

Un estudio realizado por un equipo de investigadores holandeses llegó a la conclusión de que el alma de las personas que pasan por un estado de muerte clínico para luego dejar el cuerpo físico, se puede observar claramente lo que sucede a su alrededor.  Los científicos reunieron más de 70 casos de personas que fueron capaces de relatar sus experiencias durante el lapso en el que estaban clínicamente muertos y establecieron que la conciencia puede vivir más allá del cerebro, aunque el mundo tal como lo percibimos es accesible sólo a través de los sentidos físicos.

 

Uno de los casos citados en el estudio fue un paciente que estuvo clínicamente muerto durante 20 minutos, después de una cirugía cardíaca de alto riesgo y, de forma inesperada, volvió a la vida. Según los científicos, después de su resurrección, el paciente desarrolló una cuenta exacta de las escenas que rodearon su muerte temporal.  Según los autores del estudio, los pacientes describieron una luz brillante en el horizonte y contaron cómo salían de su cuerpo. Además, habían visto a los médicos que hablaban e indicaban el lugar y la forma exacta de cómo se encontraban.  El paciente describe con exactitud las anotaciones médicas que la enfermera hacía en el ordenador durante su “muerte”.   Después de analizar decenas de casos como este, la conclusión de los autores del estudio fue que estos pacientes estuvieron conscientes del hecho y fuera de sus cuerpos durante el estado de muerte clínica.  De lo contrario, explican los investigadores, no sería posible para ellos describir las escenas que ocurrieron durante su muerte clínica con tal precisión. 

 

El Dr. Crookall de la Universidad de Aberdeen ha escrito 9 libros sobre casos fuera del cuerpo (OBE) debido a la abrumadora cantidad de pruebas a favor.  Una encuesta a 380 estudiantes de Oxford mostró que el 34% ha tenido un OBE.  Una encuesta independiente a 902 adultos reveló que un 8% ha tenido un OBE.  En un estudio de 44 sociedades no occidentales, sólo 3 no sostuvo la creencia en OBEs.  

Otro estudio mostró que de 488 sociedades del mundo, el 89% tenía al menos un poco de tradición en cuanto a las experiencias fuera del cuerpo.  Por lo que este fenómeno es conocido y mucha gente dice haberlo experimentado antes.  

 

El término EFC (experiencia fuera del cuerpo; en inglés OBE o a veces OOBE: out-of-body experience) fue introducido en 1943 por George NM Tyrrell en su libro Apariciones.

Otro estudio el cual ha sido el mayor realizado durante cuatro años por los investigadores de la de Universidad de Southampton, en que han examinado a más de 2.000 personas que sufrieron paros cardíacos en 15 hospitales en el Reino Unido, Estados Unidos y Austria. 

 

Científicos que estudian las experiencias cercanas a la muerte, han descubierto que una persona puede seguir consciente luego de morir, incluso después que el cerebro se hubiese apagado completamente.

 

Encontraron que casi el 40 por ciento de las personas que sobrevivieron, describe una especie de "conciencia" durante el tiempo en que eran clínicamente muerto antes que sus corazones volviesen a latir.  Incluso una hombre recordó que dejó su cuerpo completamente y vio su reanimación desde la esquina de la habitación. A pesar de estar inconsciente y "muerto" durante tres minutos, el trabajador social de 57 años de edad, relataba con detalles las acciones de los enfermeros y personal médico y describe el sonido de las máquinas.

"Sabemos que el cerebro no puede funcionar cuando el corazón ha dejado de latir", dijo el Dr. Sam Parnia, quien dirigió el estudio. "Pero en este caso, la conciencia parece haber continuado durante en el tiempo en que el corazón no latía hasta tres minutos, a pesar de que el cerebro normalmente se apaga totalmente en 20 o 30 segundos después que el corazón se ha detenido.

 

"El hombre describió todo lo que había sucedido en la sala, pero lo más resaltante es que oyó los sonidos de una máquina que hacía ruido durante tres minutos. Así que podríamos cronometrar el tiempo que duró esta experiencia.  "Parecía muy creíble y todo lo que él dijo que le había sucedido había sucedido en realidad".

 

De los 2.060 pacientes con paro cardíaco estudiados, 330 sobrevivieron y 140 dijeron que habían experimentado algún tipo de conciencia mientras eran reanimados.  Uno de cada cinco dijeron que habían sentido una sensación inusual de tranquilidad, mientras que casi un tercio dijo que el tiempo se había reducido o acelerado. Algunos recordaron haber visto una luz brillante; un destello dorado como el brillo del sol. Otros relataron sentimientos de miedo o ahogarse como ser arrastrados por las aguas profundas. El 13 por ciento dijeron que se habían sentido separados de sus cuerpos.