Vaticano y Nuevo Orden Mundial
Las 70 Semanas de Daniel
El Apocalipsis
La Gran Ramera
Expectativas del Mesias
Anticristo y Nuevo Orden Mundial
El Anticristo
El Pacto de Paz
El Tercer Templo
El Anticristo
Show More

Entre los judíos que fueron llevados cautivos a Babilonia iba un joven cuyo nombre hebreo era Daniel, el cual luego le fue cambiado por el nombre babilónico de Beltsasar (Daniel 1:1-7). Daniel vivió durante la extraordinaria época de la caída tanto de Judá como de Babilonia. Ocupó un alto puesto en el gobierno babilonio y también en el de su vencedor, el Imperio Medopersa.

En el libro que escribió Daniel fueron profetizados acontecimientos que ocurrieron hace siglos, así como otros grandes eventos que aún están por suceder en el futuro. Ahí se revela, brevemente y por adelantado, la historia de la región desde el tiempo de Daniel hasta el retorno de Jesucristo.

Casi al final del libro leemos que Dios le dijo: “Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará” (Daniel 12:4). Este versículo nos indica que algunas importantes profecías, que anteriormente no habrían tenido sentido, podrán ser entendidas a medida que se aproxime el fin de la era actual.

Las profecías del libro de Daniel son, además, pruebas de la veracidad y exactitud de la Biblia. Varias de estas profecías son tan específicas y detalladas que siempre han dejado consternados a los críticos de la Biblia. 

La exactitud de las predicciones de Daniel acerca de sucesos del futuro remoto es impresionante. Por ejemplo, en la profecía de las “setenta semanas”, que se encuentra en Daniel 9:24-27, “Daniel predice el año preciso de la aparición de Jesucristo y el comienzo de su ministerio en el año 27 d.C.” 

Otra notable profecía consignada por Daniel es su interpretación del sueño de Nabucodonosor en el capítulo 2. En el segundo año de su reinado, este rey babilonio tuvo un sueño inquietante que ninguno de sus consejeros pudo explicar. En la cultura babilónica se les daba mucha importancia a los sueños, y Nabucodonosor estaba convencido de que éste era muy importante (Daniel 2:1-3).

Su sueño nos da “una revelación del plan de Dios a lo largo de las edades hasta el triunfo final de Cristo” y “presenta la sucesión predeterminada de las potencias mundiales que habrán de dominar el Cercano Oriente hasta la victoria final del Mesías en los últimos días”.

Daniel, sin previo conocimiento del contenido del sueño, pero inspirado por Dios, se lo explicó a Nabucodonosor en forma detallada: “Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible. La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce; sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido” (Daniel 2:31-33).

Daniel le dijo a Nabucodonosor que su Imperio Babilónico estaba representado por la cabeza de oro (vv. 37-38). Luego la plata, el bronce y el hierro representaban los tres poderosos imperios que habrían de seguir a la extraordinaria Babilonia (vv. 39-40).

La interpretación de este sueño proporcionó una asombrosa presentación adelantada de la historia. Nabucodonosor tuvo ese sueño alrededor del año 600a.C. y, según el relato, Daniel se lo interpretó sólo unos días después. La imagen representaba, en forma simbólica, la secuencia de grandes imperios que por siglos habrían de dominar la política de esa región.

“El imperio de plata sería el Imperio Medopersa, el cual empezó con Ciro el Grande, quien conquistó Babilonia en el 539 … Este imperio de plata fue supremo en el Cercano Oriente y el Oriente Medio durante aproximadamente dos siglos”.

“El imperio de bronce fue el Imperio Grecomacedonio, establecido por Alejandro Magno … El reino de bronce duró de 260 a 300 años, antes de ser suplantado por el cuarto reino”.

“El hierro implica dureza y crueldad y describe al Imperio Romano, que alcanzó su máxima extensión bajo el reinado de Trajano”. Trajano gobernó del año 98 al 117 d.C., y el imperio en sí ejerció su dominio por muchos siglos.

El cuarto imperio tenía 10 dedos de los pies. Los pies y los dedos de la imagen estaban compuestos “en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro”, como se puede leer en el versículo 41. “El versículo 41 tiene que ver con una fase o manifestación posterior de este cuarto imperio, simbolizada por los pies y los 10 dedos hechos de hierro y arcilla, una base frágil para el gigantesco monumento. El texto claramente implica que esta etapa final será algún tipo de federación en lugar de un solo reino poderoso”.

Otro sueño agrega más detalles importantes

Otros aspectos de esta sucesión de imperios mundiales fueron revelados a Daniel en un sueño posterior. En esta ocasión los cuatro imperios estaban representados por cuatro bestias: un león (Babilonia), un oso (Persia), un leopardo (Grecia) y una cuarta bestia “espantosa y terrible” y diferente de las otras tres (Daniel 7:1-7).

Leamos lo que dice el versículo 7 acerca de esta cuarta bestia: “Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro [que recuerdan las piernas de hierro del sueño anterior]; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies, y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella, y tenía diez cuernos”.

¿Qué significa esta descripción? Es otra referencia al gran poder de Roma, el cual aplastaba a todos los que se le oponían. “Así, lo que se resalta en el simbolismo de esta terrible cuarta bestia … es el poder superior del coloso de Roma”

En el versículo 8 se comenta sobre los 10 cuernos: “Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño salía entre ellos, y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros …”. Luego en los versículos 24-25 leemos que este cuerno pequeño llegará a ser un poderoso dirigente religioso con gran influencia internacional, cuyo falso régimen religioso perseguirá con furia a los verdaderos siervos de Dios.

En los versículos 9-14 Daniel nos lleva hasta el tiempo en que Jesucristo retornará a establecer el Reino de Dios aquí en la tierra: “Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido” (v. 14). Así, por medio de sus repetidos resurgimientos a lo largo de la historia, este régimen romano continuará hasta el tiempo del fin y el retorno de Jesucristo.

El capítulo 17 del Apocalipsis también puede ayudarnos a conocer un poco más este poderoso sistema del tiempo del fin. Aquí también se describe como una bestia, pero vemos que en esta, su última manifestación, se incluyen 10“reyes” —dirigentes de naciones o grupos de naciones— quienes “por una hora recibirán autoridad” juntamente con el soberano de esta superpotencia, mencionado como “la bestia” (vv. 12-13). Los ejércitos de este último resurgimiento del Imperio Romano se enfrentarán al propio Jesucristo, pues “pelearán contra el Cordero” (v. 14).

Esto concuerda con Daniel 2:44, que señala claramente que el retorno de Cristo sucederá en una época durante la cual aún habrá vestigios de la cuarta bestia o reino (el Imperio Romano): “En los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre”.

La mayor parte de estos acontecimientos proféticos, tal como se relatan en los dos sueños, ya se ha cumplido. Su fiel cumplimiento confirma que la Biblia ha sido inspirada divinamente, porque ningún ser humano hubiera podido jamás predecir esto por sí mismo. “Hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios, y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los postreros días …” (Daniel 2:28).

La profecía más detallada de la Biblia

En Daniel 11 se relata otra portentosa profecía. La época en que fue revelada se menciona en el primer versículo del capítulo 10 como “el año tercero de Ciro rey de Persia”. Un “varón” (v. 5), sin duda un ángel (ver Daniel 9:21), vino a Daniel para hacerle saber lo que ocurriría “en los postreros días” (Daniel 10:14).

La profecía que aparece a continuación es la más detallada de toda la Biblia. El tercer año de Ciro fue más de 500 años antes del nacimiento de Jesucristo. No obstante, esta profecía revela cosas que empezaron a ocurrir casi de inmediato y que continuarán hasta el retorno de Cristo. Las primeras fases de la profecía confirman la veracidad de la Biblia, puesto que ya se cumplieron, como puede comprobarse al estudiar la historia de los imperios de Persia y Grecia. Ningún ser humano podría haber previsto con tanta precisión todos estos hechos históricos.

Algunos de los detalles que vamos a examinar a continuación requieren de mucha atención, pero se aclaran al comparar las palabras proféticas con la historia.

Prolongada intriga política

Los primeros 35 versículos de Daniel 11 hablan, con años de anticipación, de la intriga entre dos entidades políticas: el “rey del sur” y el “rey del norte”. En la historia profana con frecuencia se hace referencia a Tolomeo como el rey del sur; esta dinastía gobernó desde Alejandría, Egipto. El rey del norte gobernó desde Antioquía, Siria, bajo el nombre de Seleuco o Antíoco.

Con esto en mente, analicemos algunos aspectos de esta profecía. Es importante debido a que nos revela las tensiones y el ambiente político en el Cercano Oriente previos tanto al nacimiento Jesucristo como a su retorno. En ambos casos, Jerusalén es el meollo de los conflictos políticos.

Daniel 11:2: Los “tres reyes” son Cambises II, el hijo mayor de Ciro el Grande; seudo-Esmerdis, un impostor que se hizo pasar como el segundo hijo de Ciro, quien había sido asesinado secretamente; y Darío el persa. “El rey persa que invadió Grecia fue … Jerjes, quien reinó de 485-464 a.C.” 

Versículos 3-4: “El versículo 3 nos presenta a … Alejandro Magno”. El versículo 4 “sugiere claramente que este poderoso conquistador iba a reinar por un tiempo relativamente corto … En siete u ocho años él logró la conquista militar más deslumbrante en la historia de la humanidad. Pero sólo vivió cuatro años más; y … murió de una fiebre en el año 323 …” . El imperio de Alejandro Magno fue dividido “entre cuatro reinos menores y más débiles”. El pequeño hijo de Alejandro fue asesinado en el año 310 a.C. y un hermano ilegítimo había sufrido la misma suerte en el 317. “Por eso no había descendientes o familiares que sucedieran a Alejandro”. Así que su reino fue repartido entre otros que no eran de su sangre (v. 4).

Los generales de Alejandro lucharon entre sí por el control del imperio. Estas pugnas por el dominio eliminaron a todos menos a cuatro, quienes vinieron a ser las cabezas de las cuatro partes en que se dividió el imperio. Los cuatro fueron Casandro, quien reinó en Grecia y el occidente; Lisímaco, en Tracia y Asia Menor; Tolomeo, en Egipto; y Seleuco, en Siria. De estos cuatro, dos —Tolomeo y Seleuco— ampliaron su dominio y su territorio; éstos fueron los reyes de Egipto y Siria respectivamente.

Las intrigas que se mencionan a continuación se relacionan con estos dos. Se hace referencia a ellos como el rey del sur (Tolomeo) y el rey del norte (Seleuco) debido a su ubicación en relación con Jerusalén.

Versículo 5: “El rey del sur sería Tolomeo I". La expresión bíblica “uno de sus príncipes” se refiere a Seleuco, quien originalmente había servido bajo Tolomeo. En las intrigas que surgieron después de la muerte de Alejandro, Seleuco finalmente logró el control sobre Siria y vino a ser el rey del norte. Con el tiempo, Seleuco ejerció más poder que Tolomeo. La dinastía de los reyes seléucidas continuó hasta el año 64 a.C.

La guerra laodiceana

Versículo 6: Entre el rey del sur y el rey del norte existía un estado de tensión y hostilidad. Tolomeo I murió en el año 285 a.C. En el 252 los dos reinos intentaron hacer un pacto bajo el cual Berenice, la hija de Tolomeo II, se casaría con Antíoco II, el rey del norte. Pero Laodicea, primera esposa de Antíoco II, estaba enojada con él porque la había repudiado. Como represalia, ella, estando en el exilio, urdió una conspiración en la que mandó asesinar a Berenice y a su pequeño hijo. “Poco tiempo después, el rey mismo [Antíoco II] fue envenenado …”.

Debido a que su hijo Seleuco II era demasiado joven para gobernar, Laodicea se declaró reina a sí misma. Lo profetizado de que “ella [Berenice] no podrá retener la fuerza de su brazo”, se refiere al golpe de estado en el que Laodicea mandó asesinar a Berenice. También fueron eliminados algunos de los nobles que apoyaban a Berenice como reina.

Versículos 7-9: Las venganzas continuaron y, por ende, una serie de luchas que fueron conocidas como la guerra laodiceana. Tolomeo II murió al poco tiempo de que Laodicea hiciera matar a su hija Berenice. Tolomeo III buscó vengar la muerte de su hermana y, atacando al rey del norte, capturó Antioquía, capital de Siria. En el versículo 8 se puede ver cómo Tolomeo recuperó “aun a los dioses de ellos, sus imágenes fundidas y sus objetos preciosos de plata y de oro” que Cambises se había llevado de Egipto en el 524 a.C.

En el año 240 Tolomeo III y Seleuco II acordaron la paz, y no hubo más hostilidades hasta el 221, cuando murió Tolomeo III.

Versículos 10-12: Después del fallecimiento de Seleuco II, sus hijos atacaron al rey del sur. Uno de ellos, Seleuco III, reinó sólo tres años y murió envenenado. Su actividad militar no fue muy importante. Otro hijo, Antíoco III (el Grande), “inundó y pasó adelante” y conquistó Judea.

El rey del sur, Tolomeo IV, se vengó (v. 11) y en la batalla de Rafia derrotó al ejército de Seleuco III, que era más numeroso. Después de su victoria Tolomeo se dedicó a una vida de libertinaje durante la cual exterminó decenas de miles de judíos en Egipto (v. 12). Por estas acciones debilitó su reino.

Versículos 13-16: La frase “al cabo de algunos años” se refiere a cuando, 14 años después de su derrota, Antíoco III vino en contra de Tolomeo V, quien aún era niño (Tolomeo IV había fallecido en el año 203). Debido a la vida disoluta de Tolomeo IV, había disturbios en las provincias egipcias. Mucha gente, incluso judíos simpatizantes del rey del norte, se unieron a Antíoco en contra del rey del sur. La rebelión fue finalmente aplastada por el general egipcio Escopas (v. 14).

Escopas también rechazó el ejército de Antíoco durante el invierno de 201-200. El rey del norte respondió con otra invasión, y capturó la ciudad de Sidón, una “ciudad fuerte” (v. 15), donde Escopas se rindió. De esa manera Antíoco consiguió el dominio absoluto de la Tierra Santa, la “tierra gloriosa” (v. 16).

Versículo 17: En la Nueva Versión Internacional dice: “El rey del norte se dispondrá a atacar con todo el poder de su reino, pero hará una alianza con el rey del sur … le dará su hija en matrimonio, con miras a derrocar su reino, pero sus planes no tendrán el éxito esperado”.

Una vez derrotado Escopas, Antíoco quiso obtener el control de Egipto mismo, y dio a su hija Cleopatra a Tolomeo V en matrimonio. Creyó que su hija traicionaría a su esposo en favor de él, pero ella frustró los planes de su padre al apoyar a Tolomeo.

Versículos 18-19: Al frustrarse sus planes, Antíoco atacó varias islas y ciudades en la región del mar Egeo. También dio asilo a Aníbal de Cartago, enemigo de Roma, quien le ayudó a llegar hasta Grecia. En respuesta, Roma atacó y derrotó al ejército de Antíoco. Los romanos lo despojaron de gran parte de su territorio y se llevaron algunos rehenes a Roma, entre ellos el hijo de Antíoco. Además, le exigieron un tributo pesado (v. 18).

Después de la derrota ignominiosa, Antíoco regresó a su fortaleza en Antioquía. No pudiendo pagar el tributo que le había impuesto Roma, intentó saquear un templo pagano. Esto encolerizó tanto a la gente que lo mataron, y así tuvo un fin desgraciado (v. 19).

Versículo 20: Según se puede leer en 2 Macabeos 3:7-40 (libro apócrifo que relata estos sucesos), el otro hijo de Antíoco, Seleuco IV, tampoco pudo pagar el tributo. Seleuco envió a un judío llamado Heliodoro a saquear el templo en Jerusalén. Heliodoro fue a la ciudad santa pero no consiguió nada. Más tarde, Heliodoro envenenó a Seleuco, quien así fue muerto, “aunque no en ira, ni en batalla”.

Antíoco Epífanes

Daniel 11:21-35: En estos versículos se nos habla del infame Antíoco IV, llamado Epífanes, hermano de Seleuco IV, quien anteriormente había sido llevado cautivo a Roma. Fue “un opresor tiránico que hizo todo lo que pudo por destruir completamente la religión judía”.

Antíoco, un hombre increíblemente cruel, decretó la pena de muerte para quienes practicaran la religión judía. Por órdenes suyas, “Eleazar, un anciano escriba, fue muerto a latigazos porque rehusó comer carne de cerdo. Una madre y sus siete hijos fueron destrozados sucesivamente en presencia del gobernador por haberse rehusado a adorar una imagen. Dos madres que habían circuncidado a sus hijos recién nacidos fueron llevadas por toda la ciudad y arrojadas de cabeza desde la muralla”.

Versículo 31: Esto se refiere a los graves acontecimientos del 16 de diciembre del 168 a.C., cuando el enloquecido Antíoco entró en Jerusalén y mató a 80.000 hombres, mujeres y niños (2 Macabeos 5:11-14). Luego profanó el templo ofreciendo un sacrificio a Zeus, dios supremo de la mitología griega. Este ultraje prefiguraba un acontecimiento parecido que, según las palabras de Jesucristo, habrá de ocurrir en el tiempo del fin (Mateo 24:15).

Versículos 32-35: Por una parte, estos versículos parecen referirse al valor y voluntad indómitos de los macabeos, una familia de sacerdotes que lucharon contra Antíoco y sus sucesores. La rebelión de los macabeos contra el rey de Siria se inició cuando “Matatías, el principal sacerdote en la ciudad de Modín … después de matar al oficial de Antíoco quien había venido a imponer el nuevo decreto relacionado con la adoración idolátrica … encabezó un grupo de guerrilleros que huyó a las montañas …”

 

Matatías fue apoyado en la defensa de sus principios por sus cinco hijos, principalmente por Judas, quien recibió el apodo de Maqqaba (voz aramea que significa martillo , origen del nombre macabeo ). Muchos de estos patriotas murieron por esta causa, pero su heroicidad finalmente expulsó de la nación al ejército sirio.

Por otra parte, estos versículos podrían referirse a la iglesia del Nuevo Testamento, al hablar de apostasía, persecución y los esfuerzos y hechos del pueblo.

En este punto, la profecía de Daniel pasa a un tema diferente, al “tiempo determinado” o, como lo expresa la Nueva Versión Internacional: “la hora final” (v. 35). “Con la conclusión del extracto previo en el versículo 35, termina el material profético que indiscutiblemente se aplica a los imperios helénicos y al conflicto entre los seléucidas y los patriotas judíos. La presente sección (vv. 36-39) contiene algunos aspectos que difícilmente se aplican a Antíoco IV, aunque la mayoría de los detalles podrían aplicarse a él lo mismo que a ‘la bestia’, su antitipo del tiempo del fin.

“Eruditos, tanto liberales como conservadores, están de acuerdo en que todo el capítulo 11 hasta este punto contiene predicciones sorprendentemente exactas del panorama de acontecimientos desde el reinado de Ciro … hasta el fracasado intento de Antíoco Epífanes de acabar con la fe judía”.

A partir de ese momento transcurriría poco más de un siglo antes de que Jerusalén fuera conquistada por el general romano Pompeyo. Así, gran parte del Cercano Oriente quedó bajo el dominio del Imperio Romano y, consecuentemente, mucha de su fuerza pasó a su parte oriental, el Imperio Bizantino, en los siglos siguientes.

Pero entonces, una nueva potencia y una nueva religión aparecieron para dominar el Cercano Oriente: el Imperio Islámico.

La sangrienta guerra civil en Siria y la amenaza de guerra entre Irán e Israel han acrecentado la conciencia en cuanto a lo frágil que es la paz en nuestro mundo, y particularmente en el Medio Oriente. Los eventos en esta tierra histórica están destinados a afectar las vidas de todos los habitantes de este planeta.

Antes de la Primera Guerra Mundial (1941-1918), el Medio Oriente era dominado por el Imperio turco-otomán, el cual impuso cierto nivel de paz a lo largo de la región. Este vasto conglomerado incluyó territorios de los estados modernos de Turquía, Egipto, Arabia Saudita, Líbano, Siria, Irak, Kuwait, Jordania e Israel. En cierto momento de la historia, este imperio abarcó extensos territorios, tanto en África del Norte como en el sudeste de Europa.

El Imperio turco hubiese podido continuar de no haber sido por la Primera Guerra Mundial. Al comienzo de ella no estaba claro qué lado apoyarían los otomanos. Tanto los ingleses como los alemanes buscaron el apoyo del sultán, pero finalmente él decidió apoyar a Alemania, una decisión fatal que llevó al nacimiento de muchas nuevas naciones y, al parecer, a guerras interminables.

Echemos una mirada al increíble relato histórico de esta región crucial y también a su papel en los tiempos del fin, descritos en la Biblia hace muchos siglos. Al proyectarnos hacia el futuro a través de estos eventos del tiempo del fin, veremos cómo aumentan en intensidad a medida que se acercan al tiempo de Armagedón.

El surgimiento de una superpotencia

Los eventos en Europa y el Medio Oriente afectarán al mundo entero, y todos debemos darnos cuenta de que estamos en la transición entre esta era del hombre y un mundo utópico completamente diferente, que está por venir. Pero la humanidad hará un último intento para establecer un poder global, apartado de Dios, justo antes de que Jesucristo regrese a establecer el reino de Dios y a comenzar su benevolente gobierno divino en la Tierra.

Solo unos años antes de que él regrese para traer su gobierno venidero, cuya sede estará en Jerusalén, surgirá un poderoso reino humano, una impresionante superpotencia con raíces en el antiguo Sacro Imperio Romano. Este surgimiento de un poderoso y final reino del hombre, constituirá la última resurrección de una larga serie de intentos para establecer un súper-estado centrado en Europa, que se remonta al periodo que siguió a la caída de Roma, en 476 d.C. Esto marcará el último esfuerzo fútil de hombres engañadores y rebeldes para establecer su versión de la paz en la Tierra, apartados del Dios Creador.

Ha sido profetizado que los intentos que se han llevado a cabo a través de los siglos para revivir el poder y la grandiosidad del Imperio romano, culminarán con la resurrección de éste en el tiempo del fin. El sucesor final de este imperio intentará, tal como otros lo han hecho, restaurar en Roma la unidad europea que se logró más de 2.000 años atrás.

Será una vez más un sistema poderoso y dictatorial y con el apoyo de una gran iglesia falsa, la que es representada en la Biblia como una bestia con cuernos de cordero, que habla como un dragón, y como una rica y poderosa prostituta que tiene relaciones inmorales con líderes mundiales (vea Apocalipsis 13:11-12; 17:1-7).

Es por esto que se considera que el Brexit podría provocar surgimiento de nuevo imperio en Europa.  La salida del Reino Unido de la Unión Europea es señalada por los expertos como una excusa para un nuevo plan de unificación europea.

La existencia de un “Imperio Romano Revivido”, descrito en los libros de Daniel y Apocalipsis, es generalmente considerado por los teólogos como una de las señales de los últimos días. Cuando Europa empezó a disminuir las diferencias entre los países, después de la guerra, formó la denominada Comunidad Económica Europea (CEE).

Fundada en 1958, por el Tratado de Roma, ella proporciona una integración económica. Inicialmente, integraría los países fundadores. La bandera, adoptada en el momento, representa 12 estrellas. Su creador, Arsene Heitz, un católico francés, explica que la inspiración fue la corona de estrellas mencionadas en Apocalipsis 12: 1.

En 1993, después del Tratado de Maastricht, la CEE se convirtió en la Unión Europea (UE), adoptando una moneda única en el 2000 y con esto eliminó las fronteras de sus 500 millones de habitantes. La UE ha alcanzado los 28 estados miembros y cuyas decisiones eran tomadas por el Parlamento Europeo.

¿Qué es la Unión Europea y en qué consiste el Brexit?

La Unión Europea es una organización supranacional fundamentalmente económica, basta con repasar los orígenes fundacionales de la misma (CECA, Comunidad Europea del Carbón y el Acero), que ha fracaso en su intento de constituirse, con las diversas posibilidades de organización territorial, en unos Estados Unidos de Europa: integración jurídica, fiscal, militar, policial, cultural, sanitaria o educativa. La Unión Europea quedó reducida a lo realmente importante para el capital, lo económico: libre circulación de mercancías, trabajadores, servicios y capitales.

Desde que se produjera el referéndum del Brexit, junio de 2016, el Gobierno británico ha estado negociando con la Unión Europea cómo materializar la separación hasta que en noviembre del año pasado, 2018, llegó a un acuerdo que debería haber sido llevado al Parlamento británico a mediados de diciembre. Las expectativas eran tan pésimas entonces que se retrasó el refrendo hasta mediados de enero de 2019. Pero nada evitó el fiasco: el Parlamento británico lo rechazó de plano.

El acuerdo alcanzado

El acuerdo alcanzado por Theresa May con los líderes europeos constó de 585 páginas en las que se redactaron 185 artículos, multitud de anexos y tres protocolos (Irlanda, Gibraltar y Chipre), de los que cabría reseñar que los británicos deberán pagar 50.000 millones de euros, reconocer los derechos de 3,5 millones de europeos en las islas británicas y someterse a la normativa comunitaria, como mínimo, hasta finales de 2020. Sin embargo, según el mencionado acuerdo, el Reino Unido seguiría presente en el mercado europeo —lo esencial para el negocio— y mantendría su colaboración en política exterior, defensa y asuntos jurídicos.

Cabe destacar que, de todas las opciones posibles, ninguna supone quebradero de cabeza excesivo al capital. Ni siquiera el Brexit duro, una ruptura de todos los acuerdos de un día para otro, pues el mercado a nivel mundial se regularía de una u otra manera (se organiza un tratado de libre comercio y asunto resuelto). Aunque es evidente que las presiones se dirigen hacia un Brexit blando o, lo que es lo mismo, una camuflada permanencia británica en la Unión Europea. De hecho, muy parecido al Brexit acordado.